/ El Observador / El Guardián espiará desde enero mails y celulares

El Guardián espiará desde enero mails y celulares

El Ministerio del Interior y las empresas de telecomunicaciones comenzaron a realizar las primeras pruebas de funcionamiento de El Guardián, el moderno equipo de espionaje que permitirá intervenir llamadas telefónicas y mails a través de la última tecnología. Con ese objetivo, el gobierno obligó a las empresas Claro, Movistar y ANTEL a comprar equipos complementarios que deberán estar operativos en el próximo verano.

Empezaron a realizar algunas pruebas para ver cómo funcionan los equipos. “Ya se están realizando algunas intervenciones para que los involucrados vayan coordinando las tareas que les corresponderán a cada uno”, dijo a El Observador un jerarca de gobierno vinculado a las comunicación estatales.

Un decreto reservado del Ministerio de Economía del 28 de marzo pasado estableció que para la utilización de medios tecnológicos para esclarecer delitos es necesario contar con las mejores herramientas y es “conveniente otorgar a los operadores que presten o estén en condiciones de prestar servicios de telecomunicaciones aquellos beneficios tributarios que coadyuven a la adquisición de los bienes de alta tecnología que permitan la realización de las actividades de vigilancia electrónica”.

Un jerarca de una de las empresas telefónicas dijo a El Observador que el equipo que adquirieron a pedido del Ministerio del Interior permite acortar significativamente el tiempo para obtener los datos de las personas espiadas y estará manejado por personas de estricta confianza.

Pero únicamente podrán actuar ante una orden judicial que autorice el espionaje. “Nuestros clientes pierden su privacidad solo ante el juez”, aseguró el funcionario de la empresa telefónica.

El sistema permite seguir en forma simultánea el tráfico de 800 celulares y 200 teléfonos fijos, y puede monitorear correos electrónicos y redes sociales.

El decreto al que El Observador accedió incluye un protocolo de colaboración redactado por el Ministerio del Interior para que las empresas sepan cómo manejarse ante cada pedido de vigilancia electrónica dispuesta por un juez.

En el documento queda claro que las empresas de telecomunicaciones “estarán obligadas a seguir los procedimientos” que permitan conectar sus equipos con El Guardián, que el gobierno le compró a una firma brasileña.

“Sin perjuicio de la responsabilidad penal en que incurriese en la ejecución de las interceptaciones, el incumplimiento de las órdenes de interceptación legal será constitutivo de una infracción sancionable de acuerdo con la normativa jurídica vigente. En la imposición de la sanción se valorará el retraso en la ejecución de la interceptación y otros perjuicios causados por el incumplimiento”, se afirma en el documento.

Pero también precisa que el costo de funcionamiento será muy bajo para estas firmas.
“El operador o proveedor de servicios de comunicaciones que haya realizado una interceptación legal tendrá derecho a que se le abonen las cantidades en que haya incurrido por el uso de canales de comunicación, temporales o permanentes”, señala.

Manejo de datos

Acerca del manejo de los datos obtenidos tras la intervención de El Guardián, el Ministerio del Interior explica que “la obligación de conservación de datos impuesta en línea para consulta por el agente facultado mediante orden judicial cesa a los seis meses computados desde la fecha en que se haya producido la comunicación”.

“Reglamentariamente, previa consulta a los operadores, se podrá ampliar o reducir el plazo de conservación para determinados datos o una categoría de datos hasta un máximo de dos años o un mínimo de seis meses (…)”, agrega el instructivo.

Por último, advierte que las empresas deberán procurar que los equipos de interceptación de comunicaciones estén ubicados de forma “discreta” y asegurarse que “cualquier información sobre ellas sea secreta”.

Solo podrá acceder al sistema el personal autorizado. El protocolo también afirma que “cualquier intervención (instalación o resolución de averías) se realizará con personal expresamente autorizado”.
La instalación de El Guardián facilitará la elaboración de informes de Inteligencia y, según informa la empresa que vende los servicios de esa plataforma, es ideal para el cruzamiento de datos.

“El sistema realiza monitoreo de voz y datos y ofrece recursos avanzados de análisis de audio e identificación de locutores. Es una solución hecha especialmente para las operaciones de investigación legal (…). Su interface es cien por ciento web, permitiendo al analista acceder al sistema desde cualquier lugar, de forma segura”, se señala en el sitio web donde se promociona el sistema.

El protocolo establece que las empresas de telefonía deberán facilitar información de la localización geográfica del terminal o punto de terminación de red origen de la llamada, y de la del destino de la llamada. En caso de celulares se proporcionará una posición lo más exacta posible del punto de comunicación.

Publicado en El Observador, el 13 de octubre de 2014

Comments are disabled

Comments are closed.