/ El País / Orden de reducir la publicidad oficial

Orden de reducir la publicidad oficial

En medio de fuertes cuestionamientos de la oposición al uso que da el gobierno a los dineros públicos, el presidente José Mujica ordenó ayer cortar la publicidad de los organismos con actividades monopólicas a partir del próximo lunes.

El secretario de la Presidencia, Homero Guerrero, se reunió ayer con los directores de las empresas públicas para conversar del asunto. La orden de reducir la publicidad fue dada en forma verbal por Mujica a los presidentes de esos organismos, según supo El País.

Precisamente ayer El País accedió a un trabajo del equipo técnico del candidato blanco a la vicepresidencia, Jorge Larrañaga, que señala que desde comienzos de año y hasta el 31 de agosto el Estado gastó US$ 40,1 millones en publicidad en la televisión, los diarios y las radios de Montevideo.

La televisión captó US$ 30,9 millones de ese gasto, la radio US$ 5,5 millones y los medios escritos US$ 3,5 millones. Los organismos que más minutos contrataron fueron Antel, UTE, Ancap, el Banco de la República y el Sodre en ese orden. Concentraron el 70% de los minutos en televisión. Para los cálculos se tomó el dólar a $ 23.

“Esto es solo la punta del iceberg, porque a esto hay que sumarle la publicidad en medios del interior, la vía pública -carteles en ciudades y rutas- y las publicidades en portales de internet”, declaró Larrañaga a El País.

“Imaginemos los costos por período de gobierno, son sumas de cientos de millones de dólares que podrían devolverse en obras y respuestas a los problemas de la gente. Se podría construir el hospital del Cerro: solo con lo contabilizado estos 8 meses se podrían haber construido 40 liceos, por ejemplo. Es un gasto alocado y un despilfarro irresponsable. Hay empresas monopólicas que usan la pauta como si estuvieran en régimen de competencia”, agregó el candidato a vice del Partido Nacional.

Larrañaga se preguntó “¿qué sentido tiene que una empresa monopólica paute millones de dólares? ¿Qué retorno tiene la sociedad?”. Y afirmó: “Es evidente que la publicidad oficial se está utilizando como plataforma electoral y de promoción de figuras. La publicidad oficial no está para defender al gobierno. Esto también es transparencia, definir límites al derroche de los recursos públicos”.

La diputada Ana Lía Piñeyrúa se preguntó en Twitter “¿Cómo nos compensará el gobierno la publicidad a favor del FA que indebidamente hicieron empresas públicas? ¿Ahora lo suspende y lo de antes?”.

El vicepresidente de Ancap, Germán Riet, al ser consultado por El País, prefirió no entrar en detalles pero justificó la publicidad que venía haciendo. “Ancap tiene monopolio solamente en la importación y la refinación. En la distribución de combustibles competimos con Esso y Petrobras, en los cementos con Cementos Artigas, en azúcar con Azucarlito y en al-coholes con otras empresas. Y nos parece que es parte de nuestra función difundir para los dueños de la empresa lo que hacemos como los biocombustibles, la búsqueda de petróleo y las inversiones en las plantas de portland”, explicó Riet. Justificó que el grueso de la publicidad se la lleve la televisión por su mayor impacto. El presidente de Ancap, José Coya, no pudo ser ubicado.

También Antel tiene parte de sus actividades sometidas a la competencia (como la telefonía celular) aunque es monopólica en la telefonía básica.

El presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla, dijo a El País que no iba a realizar declaraciones. UTE compite en la generación de energía eléctrica pero no en la transmisión y en la distribución.

El servicio de agua potable es monopolio de OSE.

Cuando los candidatos presidenciales disertaron la semana pasada en la Expo Prado el tema de la publicidad de las empresas públicas estuvo en el tapete. El presidente Mujica había argumentado, en un primer momento que no podía hacer nada para disminuir la publicidad de esas empresas porque son autónomas. Esto motivo que el candidato blanco, Luis Lacalle Pou, dijera en la Expo Prado que “no se nos puede decir que el Poder Ejecutivo no tiene nada que ver con la publicidad estatal”.

En el público estaba el expresidente de Ancap y postulante a la vicepresidencia por el oficialismo, Raúl Sendic, que debió escuchar también fuertes críticas del candidato del Partido Independiente, Pablo Mieres, a la publicidad que realizó la empresa pública durante el pasado mundial de fútbol. Mieres dijo que en esa publicidad “nada tenía que ver con nada”. Incluso propuso que se prohibiera por ley la publicidad por parte de las empresas públicas monopólicas. Complementariamente, Mieres propuso que se prohíba totalmente a los directores de los entes autónomos candidatearse en las elecciones para que sus períodos de actuación coincidan totalmente con el de los gobiernos. Actualmente, pueden postularse si renuncian un año antes de las elecciones. Mieres dijo que las empresas públicas se utilizaron durante los gobiernos de los partidos tradicionales y ahora como medios “para que sus jerarcas se hagan autobombo, se usan para hacer política con plata ajena”.

Lacalle Pou mencionó también en esa ocasión que el año pasado Ancap invirtió en publicidad US$ 18 millones. Esa empresa, además, ha estado en la mira de la oposición por el abultado déficit que arrojó en 2013 que llegó a US$ 169 millones. Sendic atribuyó ese desequilibrio a las fuertes inversiones realizadas en la refinería de La Teja, las plantas de cemento de Minas y Paysandú y las instalaciones de fabricación de biocombustibles.

Publicidad del BROU.
Por otra parte, el Banco República decidió contratar por un período de dos años, renovable automáticamente por períodos de un año hasta en cuatro oportunidades, a la agencia de publicidad Dena S.A (Ímpetu) para que brinde servicios integrales de comunicación por $ 112 millones. También se habían presentado a la licitación Corporación Publicitaria S.A, Perfil SRL, Avisa y Chilon S.A.

Publicado en El País, el viernes 19 de setiembre de 2014

Comments are disabled

Comments are closed.