/ Brecha / Medios movidos

Medios movidos

El mercado de medios se agita, y no sólo por la ley de servicios de comunicación audiovisual.

Mientras en el Parlamento se demora la aprobación de la primera ley de comunicación de la democracia, la pelea por el control de los medios audiovisuales en Uruguay se acelera. Hay en marcha cambios en la estrategia de los grandes grupos, una gran cantidad de adquisiciones –con el ingreso de grupos de otros sectores de la economía–, y los nuevos actores de la televisión digital incorporan inversores, mientras piden posponer el comienzo de las emisiones. El poder mediático parece reconfigurarse. Uno de los argumentos más manidos de la oposición, en su cruzada contra la ley de servicios de comunicación audiovisual (lsca), es que el proyecto presentado en el Parlamento es antiguo y pretende regular medios que en poco tiempo serán parte del museo de la comunicación. Del lado del Frente Amplio, se posterga la aprobación de la lsca por motivos electorales, lo que pospone la entrada en vigencia de reglas de juego democráticas para la competencia y el ingreso de los nuevos actores (comerciales, públicos y sociales) en la televisión, entre otras cosas (véanse artículos en páginas 8 y 10).

El sistema de medios, en tanto, se agita y en su interior se producen reacomodos. Se registran cambios de propiedad a varios niveles y en todas las plataformas, con el ingreso de sectores empresariales que han acumulado capital, producto del boom agropecuario y comercial, pero que en la mayor parte de los casos no se trata de empresarios de la comunicación. Otros grupos predominantes, como el de Canal 10, se disuelve como tal y sus partes adoptan nuevas estrategias.

Si fuera posible un resumen, varias radios importantes en el dial están cambiando de manos en Montevideo (Carve, El Espectador, Urbana y Radio Nacional), se adjudicaron nuevas fm y hubo reacomodos en los grupos dominantes del Interior. Hay cambios profundos en la interna de uno de los tres grandes (el grupo De Feo-Inchausti), la estrategia de los nuevos canales digitales atrae a grupos de otras latitudes, y el grupo Casal enfrenta una batalla judicial por el control de la marca con la que se presentó al llamado de televisión digital.

SOBREDOSIS DE TEVÉ.

En la televisión uruguaya se está gestando una progresiva transformación, pese a la resistencia de los grupos tradicionales a abandonar el esquema oligopólico. No obstante, el factor político está incidiendo y no precisamente en favor de acelerar los cambios.
La posibilidad de que los nuevos actores de la televisión digital (Giro, vtv, Mi Canal y los canales públicos) puedan operar en condiciones competitivas depende de varias decisiones del gobierno y el Parlamento que vienen demoradas: la aprobación de la lsca y la ejecución parcial de la política pública de la promoción de la televisión digital terrestre (tdt) son parte del problema.
La lsca incluye varias normas para regular que los licenciatarios de televisión para abonados transporten las señales de tevé abierta (el grueso de la población recibe los canales abiertos a través de la televisión de pago) en su área geográfica, además de establecer las cuotas de producción nacional, los fondos de promoción y otras disposiciones que buscan democratizar el panorama mediático. La resistencia de parte de la bancada de senadores del fa a aprobar la ley antes de las elecciones demorará varios meses la entrada en vigencia de las nuevas reglas de juego, y nadie hará inversiones hasta conocer cuáles serán esas reglas.

Por otro lado, el gobierno aún no definió todos los componentes para despegar la tdt y cumplir con el apagón de la televisión analógica en diciembre de 2015. Según supo Brecha, tanto Giro como vtv piensan solicitar en los próximos días al Poder Ejecutivo la postergación de la obligación de comenzar a emitir en octubre (mes establecido en el decreto que reguló la asignación de canales digitales).

Integrantes de los nuevos proyectos indicaron que se perdió una oportunidad de oro para difundir la nueva tecnología entre la población durante la Copa del Mundo, que no supo –al menos masivamente– que con un simple decodificador o un nuevo receptor podía ver el Mundial en hd, y aún sigue sin definirse la política de subsidios para que los sectores con menos recursos accedan a las cajas convertidoras que les permitan recibir la tdt. antel, en tanto, estaría llegando justo con la instalación de la antena y los trasmisores de televisión digital, que arrendará a los nuevos operadores (comerciales y comunitarios) y a Tevé Ciudad.
Mientras tanto, los operadores entrantes arman su esquema. El grupo Casal está en medio de una disputa con los anteriores propietarios de vtv (véase recuadro), y ahora estará más pendiente de la puja por los derechos del Mundial de Rusia 2018.

Giro, en tanto, está por llegar a un acuerdo con un grupo extranjero para lograr la capitalización que le permita lanzar su proyecto. Varias fuentes confirmaron a Brecha que el principal inversionista es Ignacio Polanco, uno de los principales accionistas del grupo Prisa, de España. Polanco es hijo del fundador de Santillana y de Prisa (Jesús de Polanco), un grupo editorial nacido en el franquismo pero que luego de la muerte del “Generalísimo” se acercó al sector socialdemócrata del Partido Socialista Obrero Español (psoe), hasta estrechar vínculos. Esto supuso que los gobiernos de Felipe González le asignaran frecuencias de radio y televisión.

Prisa es propietario de El País de Madrid, Canal Plus, Santillana y la Cadena Ser, además de tener inversiones editoriales y mediáticas en 22 países de habla hispana y Estados Unidos.

Las fuentes consultadas aseguraron que Polanco se acerca a título individual al proyecto Giro, y no lo hace en representación de Prisa. Como se sabe, ningún extranjero puede ser titular de frecuencias de radio y televisión en Uruguay, pero los responsables de Giro estudian una ingeniería para evitar caer en la ilegalidad.

Según supo Brecha, se conformaría el grupo La Diaria (La Diaria sa), del cual el 51 por ciento de las acciones permanecerán en manos de la cooperativa La Diaria. El 49 por ciento restante será propiedad de un grupo inversor con capital extranjero y nacional, y se proyecta una emisión de bonos privados para completar el cuadro de inversiones. Todo esto se esbozó en la carta que el consorcio Giro presentó al gobierno durante la licitación de la tevé digital. No obstante, Giro, conformado por dos cooperativas (La Diaria y Demos), mantendría la titularidad de las frecuencias con independencia de la sociedad anónima que le servirá de soporte financiero.
Esta ingeniería implicará fusionar el diario con el canal, entre otras decisiones clave que se están por definir en estos días.

Quién te ha visto. Al margen del proceso de entrada de nuevos operadores, en la tevé tradicional también se procesan cambios, al tiempo que comienzan a aparecer canales de contenido que emiten en Internet y sólo en la televisión para abonados (Canal U, I+D).
Una reestructura se viene gestando dentro del grupo De Feo-Fontaina, conformado originalmente a partir de los medios de Saeta y Sadrep (Canal 10, tcc, radio Carve y radio Nuevo Tiempo). La transferencia del control de los medios por parte de Jorge de Feo, líder del grupo durante décadas, a sus hijos, sumada a las divisiones internas entre las familias propietarias, está definiendo una verdadera reconfiguración del grupo.

Además de los medios montevideanos, el conglomerado era titular de Canal 7 Cerro Pan de Azúcar, de Maldonado, y Canal 9, de Rocha. Meses atrás Jorge de Feo vendió la mayoría del paquete accionario en su poder a un nuevo accionista, todo sin dar cuenta a la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicación (Ursec).

Fuentes del grupo indicaron que De Feo, socio mayoritario del grupo, decidió desprenderse de sus acciones en los canales del Interior, obligando a los socios minoritarios (Fontaina e Inchausti) a vender las suyas. Según los documentos a los que accedió Brecha, el adquirente de Telesistemas sa es David Bobre Komi, un empresario vinculado a la venta de hierro, representante de varias firmas nacionales y multinacionales de neumáticos, y socio en Punta Shopping.

En estos días se está concretando la venta del paquete de radios del grupo y es insistente el rumor de que Canal 10 también está a la venta.

La familia De Feo parece concentrarse ahora en la tevé para abonados, en los contenidos (Lucía de Feo gerencia una productora audiovisual en el ex Sud América) y en su alianza con Antel. tcc también salió a pelear con Direct tv en el mercado de la televisión satelital. Hizo acuerdos con varios cables del Interior, que tienen permisos para vender tevé satelital en el área rural bajo su influencia. Según supo Brecha, tcc arrienda el satélite y vende a los canales del Interior un paquete de señales, que éstos ofrecen en sus zonas de influencia junto a la antena receptora. tcc también apoya comercialmente la operación.

DÍAS DE RADIO.

Quién lo diría, la radio, el medio electrónico más antiguo, que también parecía mortalmente afectado por la digitalización e Internet, vuelve por sus fueros. De hecho, el mercado de compra y venta de frecuencias en Uruguay está movido. Radios históricas del dial en am y una fm cambiaron de manos durante los últimos meses, lo que se suma al grupo Sarandí, que mantiene el control de nueve frecuencias a través de testaferros.

El Espectador (810 am) y Urbana fm (92.5), dos emisoras en propiedad de los hermanos Fernando y Javier Massa desde la década de 1990, a las que luego se sumó como accionista minoritario el matrimonio formado por el periodista Emiliano Cotelo y Alexandra Morgan, cambiaron de titulares. La etapa moderna del El Espectador había sido iniciada por el empresario hotelero Luis de María, pero luego de su muerte ambas radios pasaron en sucesión a sus hijos y su viuda.

Las emisoras y el portal de El Espectador ahora fueron adquiridos por un grupo empresarial vinculado al Partido Nacional, formado por el ex diputado Álvaro Lorenzo y dos empresarios. Quienes solicitaron la transferencia a su favor son Julio Arocena Pons (ex edil blanco de Florida) y Elbio Duro von Whalter, todos también vinculados a empresas de logística, comercio exterior y el agro. Alexandra Morgan mantuvo el 10 por ciento de las acciones en propiedad.

El cambio de la titularidad del permiso no estuvo libre de polémica. Aunque la autorización de la transferencia de acciones de Lanos sa y Sonider sa aún no fue autorizada por el Ejecutivo, la empresa ya había dispuesto el cambio de los directores.

De hecho, éstos definieron cambios en la estrategia de programación que levantaron polvareda interna. La 92.5, que en los últimos años se había convertido en retrasmisora de contenidos de la 810 am en fm, fue puesta a disposición de una alianza con Berch Rupenián, el ex titular de Concierto fm, procesado con prisión por defraudación tributaria en 2007, a partir de una maniobra con la facturación de las radios a su nombre en Montevideo y el Interior, lo que motivó la reacción de Cotelo.

Aunque los nuevos titulares de la radio declararon a la Ursec que Rupenián no fue impuesto como director de Urbana y simplemente tiene un espacio subarrendado, es innegable su peso en la nueva programación.

De hecho, el asunto tomó estado público a través del propio Cotelo, quien hizo saber su disgusto en un post colgado en el Facebook de En perspectiva: “Algunos quieren saber si se trata de una situación permanente o transitoria. Es una medida de largo plazo, ya que en la fm 92.5 se emite ahora Concierto-Urbana, una coproducción dirigida por Berch Rupenián. Otros consultan si existe una alternativa para escuchar El Espectador en fm en Montevideo. La respuesta es no. Muchos interpelan por las razones de estos cambios. Yo no soy la persona adecuada para contestar sobre este punto, ya que discrepo con las dos resoluciones: la cancelación de la retrasmisión de El Espectador en fm en Montevideo y la elección de la programación que ahora se escucha por la fm 92.5. Se trata de decisiones adoptadas por el nuevo directorio del grupo Espectador que asumió en este mes de abril, fruto del proceso de compraven-
ta del 90 por ciento de las acciones de las empresas que componen el grupo”.

Otro cambio profundo en el mundo de la radio se produjo a partir de la reconfiguración del grupo De Feo. Los cambios internos en este conglomerado determinaron que dos radios históricas del dial uruguayo, Carve (cx 16) y Nuevo Tiempo (cx 24), salieran progresivamente de uno de los grupos de medios más concentrados.

El año pasado el 55 por ciento del paquete accionario de Sadrep sa (titular de cx 16 y cx 24) quedó en manos de Martín Olaverry, un periodista especializado en el área agropecuaria, que había ingresado a la emisora años atrás con un porcentaje menor de las acciones. El 45 por ciento restante quedó en manos de Jorge de Feo y otros integrantes de su familia, pero fuentes cercanas al grupo indicaron que también se transferirá este paquete accionario a un grupo del sector agropecuario.

Radio Nacional (cx 30), que hizo historia en las décadas de 1970 y 1980 bajo el gerenciamiento de José Germán Araújo, es otra emisora a punto de cambiar de propietario. Actualmente la titular de esa frecuencia es Portan sa, propiedad de Mateo Grille (99 por ciento del capital accionario), hijo del dueño de Caras y Caretas, Alberto Grille.

Los Grille adquirieron “La 30” al empresario menemista Carlos Spadone, que a pesar de ser argentino –y tener prohibido por ley ser titular de licencias de medios audiovisuales– controló a través de testaferros esa radio durante las últimas dos décadas.

Fuentes consultadas por Brecha indicaron que Grille buscaba desprenderse de la emisora desde hace meses, tras probar con una programación periodística que no colmó sus expectativas de éxito. Un grupo de empresarios vinculados a empresas nacionales como Suat y Microsules, ya arribó a un acuerdo con Grille (y con Spadone, que reclamaba parte de una deuda) para proceder a la firma del compromiso de compraventa de las acciones y solicitar la posterior autorización del Ejecutivo.

De concretarse la operación, el gerente comercial del nuevo emprendimiento será Edgardo Martirena, ex gerente y apoderado de vtv. Las fuentes consultadas indicaron que piensa desarrollar una programación periodística, pero con fuerte acento en los contenidos deportivos.

También habrá novedades en las radios del Interior. Ya está en marcha un llamado a interesados para asignar licencias para operar fm comerciales en una decena de capitales del Interior. De acuerdo a fuentes de Dinatel, hubo propuestas para todos los departamentos, aunque las asignaciones no se pueden realizar en este momento debido a la prohibición legal de hacerlo en año electoral.

Casal enfrentado a su ex hombre fuerte en los medios
La marca vtv y millones en juego

Una encarnizada disputa entre Francisco “Paco” Casal y su ex hombre de confianza y ex gerente general de vtv, Edgardo Martirena, se ventila en varios juzgados (civiles, laborales y penales).

Están en danza más de 3 millones de dólares en indemnizaciones y el uso de la marca vtv. Martirena ya demandó el cese del uso de la marca emblemática del canal y la indemnización correspondiente, porque alega que vtv siempre estuvo a su nombre en el registro de marcas y nunca fue parte del negocio que celebró con el grupo Casal.

Pocos días después de que el Poder Ejecutivo asignara un canal multiplex completo para emitir en televisión digital abierta a la empresa Saomil sa (vtv), cuyo único accionista es Nelson Gutiérrez, este último despidió intempestivamente a Martirena y a su hijo Diego, ex coordinador y gerente de programación del canal.

Inmediatamente éstos reclamaron judicialmente el pago de sendos despidos abusivos, y denunciaron a Casal y Saomil sa por el uso de la marca vtv. El ex gerente del canal también inició un juicio civil contra Casal por incumplimiento en el pago de las acciones de Saomil (alega que el convenio incluía una cuota de segundos de publicidad que nunca fue cumplida).

Casal ante la Justicia Penal. A modo de contragolpe, el grupo Casal presentó una denuncia penal contra Martirena redactada por el abogado Amadeo Ottati, por la presunta comisión de irregularidades en sus más de diez años como apoderado del canal, dijeron a Brecha fuentes cercanas al caso.

Pero las cosas no rodaron en la sede penal como el grupo esperaba, ya que tras varias indagatorias Martirena no fue procesado. La jueza María Elena Maynard decidió ahora llamar a declarar a Casal y su hermana Milagros –que lleva los negocios del hombre fuerte del fútbol uruguayo en Montevideo– los próximos 28 y 29 de julio.

Mientras tanto las demandas civiles y laborales interpuestas por Martirena avanzan. Además de las abultadas indemnizaciones en juego, la expectativa es grande en torno a la titularidad de la marca vtv, ya que el famoso canal de cable uruguayo –que ahora tiene una licencia para operar en tevé abierta– quizá deba dejar de usar la denominación con la que se presentó al llamado a interesados de televisión digital terrestre, con la consiguiente indemnización que se vería obligado a abonar Casal a su ex hombre de confianza.
La razón última de la barrida de los Martirena en vtv todavía es un misterio. Sin embargo, varias fuentes aseguran que Gutiérrez fue el autor intelectual de la purga, debido a su interés en tener el control total sobre los medios de Casal, algo que durante años debió compartir con el directivo ahora defenestrado.

Publicada en Brecha el 11 de julio de 2014

Comments are disabled

Comments are closed.