/ Búsqueda / Nuevo acuerdo de Antel y cables amplía triple play en el país

Nuevo acuerdo de Antel y cables amplía triple play en el país

Quince operadores de cable del interior del país recibirán a partir de las próximas semanas capacitación, asesoramiento e infraestructura de parte de la Administración Nacional de Telecomunicaciones (Antel) para poder estar en condiciones de ofrecer a sus clientes el empaquetamiento de servicios de Internet y telefonía junto a sus señales de televisión, concepto conocido como triple play.

Las empresas se encuentran en la etapa final de presentación de documentos legales y serán las primeras en refrendar un acuerdo macro firmado por Antel y la Cámara Uruguaya de Televisión para Abonados (CUTA) en setiembre del año pasado. El acuerdo, que dura en principio cinco años, posibilitará a las 63 empresas que forman parte de CUTA y a cualquier cableoperador del interior que quiera sumarse en forma independiente, actualizar su modelo de negocios al acceder a la red de fibra óptica nacional y a centros de datos de Antel, lo que les permitirá integrar a su oferta tradicional de contenido de video productos y servicios del ente estatal, como Internet y telefonía.

“El tema que nos convoca es la transformación tecnológica. Si bien la Cámara no interviene en temas comerciales, sí crea un convenio marco que viabiliza la potencialidad de que las empresas se puedan introducir a las nuevas tecnologías, que pasen de ser operadores de cable tradicionales y accedan a productos como el triple play”, señaló a Búsqueda Horacio Rodríguez, presidente de CUTA.

Pese a que el acuerdo fue firmado varios meses atrás, en los hechos empezará a funcionar recién ahora, ya que el proceso de autorizaciones es lento pues supone que cada operador deba refrendar las condiciones con Antel y que una comisión de trabajo formada por técnicos de CUTA y de la telefónica estudie caso por caso, fije los anexos y defina las diferentes condiciones del contrato. Eso determina que no existan fechas límite sino que se avance a partir de los pedidos que puedan surgir de cada cableoperador y de las propias demandas de Antel.

La alianza permitirá que los cables obtengan capacitación para sus empleados, reciban software actualizados para sus sistemas y accedan a las redes tendidas por Antel en todo el territorio, entre otras implementaciones, lo que los proyectará hacia un tipo de empresa que sea multiprestadora de servicios. Luego cada operador utilizará las nuevas herramientas para mejorar su línea de negocio actual, agregar señales, bajar costos y ofrecer a sus consumidores paquetes y promociones dobles o triples con combinaciones de contenidos de televisión, voz y banda ancha.

Aunque supone un principio de expansión y abre las puertas a explorar nuevos negocios en una industria que busca desde hace muchos años dejar de depender del modelo típico de prestación de televisión, desde la CUTA procuran enfocarse solamente en la oportunidad cierta de finalmente poder comercializar a sus usuarios planes que incluyan Internet y telefonía. “Lo que sí sabemos es que el producto tiene que ir mejorando. La prioridad para nosotros es esto, complementarnos con nuevas tecnologías. No estamos buscando más negocios para hacer, sino optimizar esto”, dijo Rodríguez respecto a la posibilidad de ingresar, por ejemplo, en el comercio electrónico, tendencia en desarrollo en la industria internacional.

Invadir. A mediados de 2011, Antel firmó un convenio con casi treinta operadores de televisión por cable del interior del país y la empresa capitalina TCC, bajo condiciones similares a la alianza con CUTA: los cableros proveen las señales de televisión y la Administración se encarga de los servicios de voz y banda ancha, todo ofrecido bajo un mismo paquete al usuario. Quien se adhirió al convenio fue un consorcio de los operadores de las zonas urbanas más grandes del interior, incluidas todas las capitales departamentales.

En aquel momento, CUTA, presidida por Rodríguez, decidió no participar de la iniciativa pese a que fue invitada a hacerlo, ya que entendió que debía defender los intereses de sus asociados en una negociación bipartita que involucrara solo a la Cámara y a Antel. Así se dio dos años después, durante el 17º aniversario del gremio, y según su presidente el acuerdo marco conseguido permitió “defender” a las pequeñas y medianas empresas del interior que integran CUTA, llegando a poblaciones que estaban aisladas y sin perder el particular relacionamiento que muchas de esas empresas tienen con el consumidor.

“No hay lugar donde existan operadores que tengan 500, 800, mil y dos mil abonados. En todos lados son miles de decenas de miles, pero Uruguay tiene esa identidad y creemos que es importante que se mantenga, porque al ser empresas chicas conservan una gran cercanía con las fuerzas vivas del lugar. Esa cercanía con las fuerzas vivas no existe en otro lado”, explicó.

Más allá de que las quince operadoras que ya han alcanzado un acuerdo forman parte de la Cámara, Rodríguez espera que otras empresas no socias de características similares se sumen al emprendimiento, ya que “va por encima de los intereses gremiales”, a la vez que espera que tanto Antel como la Cámara se mantengan por sus propios carriles de negocios para evitar confusiones.

“El tema es la convergencia de tecnologías. Que uno no se coma al otro, esos son los riesgos que tenemos que ver de cada parte. Dentro de la Administración vemos mucho respeto pero no te voy a decir que no tenemos una precaución. Nosotros no queremos invadir, no vamos a salir a la telefonía, pero tampoco nos gustaría que lleguen al mercado del video. En definitiva, acá el que marca todo es el consumidor, que es el soberano, de acuerdo con lo que vos prestás y cómo lo delimites”.

Semanario Búsqueda, 30 de abril de 2014

Comments are disabled

Comments are closed.