/ El País / Una cumbre debate el futuro de internet

Una cumbre debate el futuro de internet

La cumbre NetMundial sobre la gobernanza de Internet comenzó ayer en San Pablo con un fuerte llamado a la regulación global de la red, críticas al espionaje de Estados Unidos y a su papel como controlador de facto de la web.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, habla ante los participantes en la cumbre NETMundial. Reuters

En un discurso enérgico en la apertura de la cita -a la que acuden representantes de más de 80 países, así como de la sociedad civil y de empresas de internet- la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, afirmó que ningún país debe tener “más peso que otros” en la gobernanza de la web, en una alusión a Estados Unidos.

“Es importante la participación multilateral. La participación de los gobiernos debe ocurrir con igualdad entre sí, sin que un país tenga más peso que otros”, afirmó.

La mandataria, víctima directa del espionaje estadounidense, saludó también el reciente anuncio de que Washington cederá a una entidad de carácter multisectorial el control de la ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers), la corporación internacional encargada de administrar el sistema mundial de nombres de dominio de Internet, manejada hasta ahora por el Departamento de Comercio estadounidense .

Por razones sobre todo históricas, Estados Unidos alberga los principales organismos que administran las direcciones, dominios, normas y protocolos de la web, lo que irrita desde hace años a varios gobiernos.

“Más democrática”.
Impulsora de esta cumbre mundial tras las revelaciones del analista Edward Snowden sobre el espionaje de Estados Unidos a ciudadanos, empresas y a gobernantes, la presidenta brasileña insistió en que “para que Internet sea más democrática, necesita más presencia de los países en desarrollo” en su regulación.

Rousseff ya había repudiado el espionaje estadounidense en la Asamblea General de la ONU en septiembre de 2013, cuando propuso un modelo multilateral de gobernanza de Internet.

Al igual que Alemania y México, Brasil reaccionó con fuerza a las denuncias de que Washington espió a millones de brasileños, así como a Rousseff y a sus asesores. A raíz de ellas, la presidenta suspendió una visita a Washington programada para octubre pasado.

Estados Unidos, por su parte, abogó durante el encuentro por devolver la confianza al usuario de Internet afectado por la divulgación de “revelaciones no autorizadas”, sin hacer referencia a los documentos filtrados por Snowden.

“Creemos en la confianza que le tenemos que devolver a un usuario de internet damnificado por revelaciones no autorizadas”, apuntó el asistente especial de la presidencia y coordinador de ciberseguridad de Estados Unidos, Michael Daniel.

Acceso.
Uno de los temas planteados en la cumbre es el acceso a la red. Hoy, un tercio de la población mundial accede a Internet, mientras el resto se concentra sobre todo en los países en desarrollo.

“La gobernanza de Internet debe trabajar en disminuir la brecha digital”, señaló el secretario adjunto de Naciones Unidas para asuntos económicos y sociales Wu Hongbo.

Wu insistió en que “la importancia de Internet también implica expandir su acceso”.

Ampliar el acceso a Internet en el mundo en desarrollo también fue planteado por representantes de la sociedad civil, como la nigeriana Nnenna Nwakanma, cofundadora de la organización Free Software and Open Source Foundation for Africa (Fossfa).

En ese continente apenas un 16% de la población tiene acceso a Internet, afirmó la expositora.

Para el abogado chileno Claudio Ruiz, director de la ONG Derechos Digitales, Internet es “una plataforma para el desarrollo de los derechos fundamentales” como la información o la privacidad. Pero también, advirtió, “una oportunidad para que los gobiernos intenten controlar esos derechos”.

Brasil quiere convertirse en una voz líder en los cambios a la regulación de Internet como anfitrión de NetMundial.

En la cumbre hay diferentes intereses en juego entre las víctimas del espionaje estadounidense, los Estados que controlan el acceso y contenido a la red como China, los actores privados celosos de su libertad como Google, o los liberales radicales como WikiLeaks.

Por esas visiones diferentes, uno de los objetivos principales en la cumbre es “emitir un documento que sea aceptado por la mayoría de los participantes”, señaló Virgilio Almeida, presidente de NetMundial y alto funcionario del Ministerio brasileño de Ciencia y Tecnología.

El documento será una hoja de ruta, no vinculante, sobre el futuro de Internet, su evolución y la forma en que debe gobernarse.

Brasil tiene su marco jurídico
Brasil se convirtió en el primer país del mundo en tener una “constitución” sobre Internet, al aprobarse la noche del martes la ley de marco civil de la web, que defiende la privacidad de los ciudadanos ante la misma.

“El proyecto establece principios, garantías, derechos y deberes para los internautas y proveedores” de Internet en Brasil, señaló una nota publicada en el sitio web del Senado.

Con un fuerte apoyo de los internautas, expresado incluso en las barras del Senado, el proyecto tiene entre sus principales pilares las garantías a la libertad de expresión y comunicación, así como la protección de la privacidad del usuario y de sus datos personales ante cualquier violación o uso indebido de éstos.

“El acceso a Internet es esencial para el ejercicio de la soberanía”, señala el texto del proyecto.

A través de este proyecto se busca “promover el acceso a Internet de todos”. Salvo por orden judicial, se establece la inviolabilidad del flujo de las comunicaciones por Internet y las que estén almacenadas. El proyecto defiende además el mantenimiento de la calidad y seguridad de la red contratada con un proveedor. Por eso, establece sanciones ad hoc e indemnizaciones. El texto legal también defiende la llamada “neutralidad de la red”, objetada por grandes empresas de telecomunicaciones y que impide por ejemplo que proveedores de Internet cambien la velocidad de la conexión o cobren precios distintos según el contenido al que accede el usuario.

El país, 24 de abril de 2014

Comments are disabled

Comments are closed.