/ Búsqueda / Claro volvió a demandar al Estado por licencia para dar TV satelital

Claro volvió a demandar al Estado por licencia para dar TV satelital

La multinacional Claro no se conforma con la barrera que le puso el gobierno a su intención de emitir televisión satelital en Uruguay. Por eso, en una nueva etapa de una larga batalla administrativa, la empresa telefónica del millonario mexicano Carlos Slim volvió a presentar una demanda ante la Justicia para obtener la licencia que le permita ser operador en el negocio audiovisual.

Luego de que el Poder Ejecutivo decidiera retirarle la licencia que había obtenido, Claro presentó en diciembre ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA) una acción por “violación de cosa juzgada” contra el Ministerio de Industria, dijeron a Búsqueda fuentes empresariales y judiciales. El Ministerio todavía no respondió al escrito, agregaron los informantes.

Claro obtuvo una licencia para operar servicios de televisión satelital en 2008, cuando se la otorgó la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicaciones (Ursec). Tres meses después el presidente Tabaré Vázquez la revocó argumentando que la adjudicación interfería con la “política nacional de telecomunicaciones”. El gobierno implementaba entonces el plan Cardales, que pretendía llevar servicios de telecomunicaciones y radiodifusión a todo el país, aunque luego fue eliminado por José Mujica.

La multinacional mexicana presentó una acción de nulidad ante la Justicia. En febrero del 2013 el TCA le dio la razón, considerando que se había revocado “una licencia sujeta a plazo e irrevocable, sin producirse ni invocarse las causales” necesarias, lo que afectó “un derecho legítimamente adquirido”. El Estado había argumentado que se trató de un “acto fundado en un interés superior erigido en Plan Nacional”.

El TCA anuló entonces la resolución del Poder Ejecutivo que revocaba la licencia otorgada por la Ursec.

Claro se puso a trabajar para dar el servicio Claro TV, que ya ofrece en varios países de América Latina, en un plazo no mayor a cuatro meses. Mientras, los demás operadores de televisión protestaron contra la nueva situación. La Asociación Nacional de Broadcasters Uruguayos (Andebu) presentó un recurso ante Ursec para pedir al gobierno que no otorgue la autorización a Claro, argumentando que “se cometieron irregularidades en el dictado de la resolución” que le permitió emitir el nuevo servicio.

Los operadores afirmaron que se estaban otorgando “privilegios” a Claro, “que sería la única empresa que estaría prestando servicios en tres sectores —telefonía, transmisión de datos y televisión— y que además recibe una autorización para operar a nivel nacional, cuando todos los operadores uruguayos solo pueden prestar sus servicios en áreas territoriales delimitadas”.

El entonces presidente de Andebu, Rafael Inchausti, opinó que las multinacionales como Claro y Movistar “reúnen millones de abonados en todos los países en que operan” y pueden dar ofertas “claramente por debajo de los costos” en una situación de “deslealtad comercial”.

En mayo el Poder Ejecutivo volvió a revocar la licencia de Claro “por razones de ilegitimidad”. En la resolución alegó que, según la normativa, las acciones de la sociedad anónima que presta el servicio deben ser nominativas. Flimay, la sociedad anónima que tenía la licencia de Claro, “si bien es una sociedad con acciones nominativas, su único accionista es Metrored Holdings Ltda., cuyos accionistas se desconocen, lo cual hace que la identidad de los titulares de Flimay SA también se desconozca, resultando groseramente desvirtuado el fin perseguido por la norma”.

Aunque el gerente general de Claro, Horacio Alvarellos, anunció entonces que no recurriría otra vez a la Justicia, la empresa volvió a insistir sobre fin de año, convencida de que tiene la razón.

Comments are disabled

Comments are closed.