/ El País / El uso de material sexual en redes sociales será analizado en las aulas

El uso de material sexual en redes sociales será analizado en las aulas

La difusión de videos y fotos sexuales a través de celulares y en las redes sociales constituyen una tendencia que se ha potenciado en las últimas semanas. Estos fenómenos serán tratados en las aulas en el marco del Programa de Educación Sexual.

Existen varios casos en los que videos y fotos sexuales privadas se han compartido en las redes sociales y a través de celulares.

El ejemplo más resonante de esta tendencia es el video que se difundió a través de la aplicación W hatsApp que mostraba a una joven realizando sexo oral a un grupo de individuos en un baño del camping del Parque Santa Teresa. Pero este no ha sido un hecho aislado. En lo que va de 2014, varias imágenes con alto contenido sexual circularon en internet. Y tres adultos fueron procesados sin prisión por difundir un video sexual de menores.

“Estos temas tienen que ser la fuente para el desarrollo de la educación sexual en la escuela”, declaró a El País el coordinador del Programa de Educación Sexual, Diego Rossi. Y agregó que la raíz de estos hechos, vinculados a la exposición pública, tiene un fuerte arraigo en derechos que son vulnerados en la vida cotidiana.

“Si yo cuelgo una foto sin tu permiso, estoy atacándote y estoy, en cierta manera, abusando de tu persona, aparte de que pueda ser una foto con ribetes sexuales”, precisó Rossi.

El manejo de las nuevas tecnologías y la exposición de la intimidad en estas plataformas se debatirán en las aulas, en el marco del Programa de Educación Sexual. Desde el plan, se concibe que publicar la imagen de un individuo manteniendo relaciones sexuales o no, constituyen violaciones a la intimidad con “el mismo valor”.

Según Rossi, estos emergentes, ya sea en la forma de un video o de una conversación que es compartida en la clase, aparecen de forma cotidiana en todas las escuelas y liceos. Y la única herramienta, que considera que “realmente construye”, es que el docente pueda buscar una respuesta adecuada con los alumnos. Por eso los mensajes de celulares, WhatsApp, y de facebook son consideradas nuevas formas de intercambio que “tienen que entrar en la institución educativa”.

El modo en que se presentan los jóvenes hoy y su desarrollo social y sexual incluye su personalidad online. “Hace 40 años, este debate era en torno a cómo iban vestidas las chicas al cumpleaños de 15; hoy esa exposición se da a través del facebook o del WhatsApp”, indicó Rossi.

En cuanto al video de Santa Teresa, Rossi consideró que tal vez ese y muchos otros hechos contribuyan a la comprensión del significado de la “violación de la intimidad de los chicos y de las chicas”. Si bien este caso involucra el manejo del celular, hay otros episodios que son previos a “esa vulneración de los derechos” que se dan en lo cotidiano como los vínculos de los niños en el recreo.

En este sentido, en el programa consideran que los docentes de primaria y secundaria están formados para estar alerta a esas violaciones a la intimidad que preceden aquellas que ocurren en las redes sociales.

“No hay una receta”.
El Programa de Educación Sexual plantea ciertos lineamientos sobre estos temas. El cuidado de la intimidad y la exposición son factores centrales del asunto. Sin embargo, el modo de analizarlos depende del docente en cuestión.

Cada consejo desconcentrado analiza cómo trabajar con las nuevas tecnologías, cuál es el nivel de exposición en ellas y cómo se puede responder a estos medios.

Para Rossi, la clave radica en buscar respuestas saludables como enseñar a usar las nuevas tecnologías en lo cotidiano.

El Programa de Educación Sexual se basa en trabajar en los vínculos entre las personas para que sean sanos y positivos. Una guía que esperan trasladar a las redes sociales.

Este plan cuenta con cursos de profundización que abordan los elementos de la comunicación directamente relacionados con la sexualidad y se dirigen a todos los docentes del sistema educativo que hayan pasado por los cursos básicos del Programa de Educación Sexual.

Allí se analizan cuestiones como los estereotipos de género transmitidos por los medios de comunicación. Estos temas, “no solo se abordan desde un punto de vista conceptual, sino también desde el intercambio, la crítica y la discusión”.

Pero si llegan videos sexuales o surge la discusión de alguno de los que ya se compartieron, ¿qué respuesta se le dará a los alumnos? “Eso lo va a manejar cada docente, yo no puedo dar respuesta por cada uno”, afirmó Rossi, explicando que “no hay una receta desde la ANEP”. Pero lo que sí aseguró fue que los docentes darán una respuesta oportuna, adecuada y contextualizada de acuerdo a los lineamientos del programa.

Sin embargo, la insistencia de Rossi acerca de que publicar imágenes de gente vestida o desnuda constituye la misma violación a la intimidad delimita los lineamientos educativos. “Tenemos que ser radicales en esto. Estamos muy acostumbrados a mostrarnos y a que se nos muestre sin permiso y eso no es adecuado, estamos violentando los derechos de cada uno de nosotros”, afirmó. Respecto al objetivo de discutir estos fenómenos en la clase, Rossi considera que sería muy directivo pensar que la educación influya en que un joven no suba este tipo de video a la web. La existencia de la educación sexual posibilita que estas cosas se hablen y de por sí eso es educativo y saludable”, remató.

El país, 15 de febrero de 2014

Comments are disabled

Comments are closed.