/ El Observador / Parrado: en caso de desapariciones “el papel de medios y redes sociales es importante”

Parrado: en caso de desapariciones “el papel de medios y redes sociales es importante”

Para que no se genere información chatarra, Parrado destacó que es de vital importancia que exista un organismo oficial que difunda datos relevantes.

El Observador conversó con el psicólogo y licenciado en seguridad pública Robert Parrado, quien manifestó que “el papel de los medios y de las redes sociales es sumamente importante”, cuando desaparecen personas.

“Uno de los elementos más importantes que tiene el protocolo es difundir lo más ampliamente posible, como sucedió con el caso de Natalia Martínez”, explicó Parrado. Sin embargo, el experto detalló que lo fundamental es divulgar la imagen de la persona ausente, así como también determinados datos puntuales (por ejemplo, si tenía algún tipo de patología, dónde fue vista por última vez o los contactos en caso de que alguien sepa algo). El resto de lo que circula, en tanto, forma parte de lo que se denomina “información chatarra”, que, según indicó Parrado, en estos casos la hay “de todo tipo y color”. Estos datos no son descartados por la Policía, pero su difusión puede entorpecer la investigación.

Para que no se genere información chatarra, Parrado destacó que es de vital importancia que exista un organismo oficial que difunda datos relevantes. “La paradoja es que no hay un organismo oficial que dé la información. La difusión no tiene que hacerse con la reserva clásica del modelo policial. Porque en ese caso lo que te queda es hablar con otros allegados, que eso sí puede llegar a entorpecer la búsqueda”, explicó el experto en criminología a El Observador.

Como ejemplo, Parrado citó el caso de Natalia Martínez, quien desapareció en enero de 2007, del bar La Rinconada de Pirlápolis. En ese entonces, “venían personas a decir que había que investigar a fulanito, y al padre, y que la madre hacía aquello”, lo que llevó a desvirtuar el cauce de la investigación, informó el licenciado y recordó que en ese caso se había difundido incluso la opinión de una vidente, cuyo aporte era solo como un modo de “inspirar y alentar a los allegados”.  

La misma lógica funciona para las redes sociales. El fenómeno masivo y de rápida difusión es “de vital importancia” para la búsqueda, aseguró Parrado, siempre y cuando dicha información esté avalada por el organismo competente, ya sean “las autoridades o la familia”, que lleven la estrategia comunicacional.

“La responsabilidad la afinco en la autoridad policial para que diga qué es lo que se tiene que difundir. Debe ser coordinado con la justicia y con una participación activa de la familia”, dijo el experto, y agregó que fuera de esas fuentes, “quedaría a criterio de la trinchera ética de cada operador, de cada tuitero, o de cada periodista”, divulgar datos.

Por su parte, Parrado criticó la ausencia de las autoridades en el caso de la búsqueda de Sofía Bueno. “No hay presencia en los medios del departamento de registro y búsqueda de personas ausentes. No hay un lugar oficial que haya difundido la información, los datos de contacto. Unicom tiene un solo tuit y lo único que dice es que está investigando. Ni siquiera tiene una foto de la persona. Lo que circula es a través de las redes”, aseveró.

El licenciado en seguridad pública también expresó su malestar en cuanto a la falta de difusión que tiene el caso de Evelyn Duarte, una joven que se ausentó el 15 de noviembre de Flor de Maroñas. La oficina de prensa del Ministerio del Interior no ha publicado datos de su desaparición.

Los ausentes son “desaparecidos de segunda categoría”

Parrado marcó su postura con respecto a la relevancia que le dan las autoridades a quienes se ausentan de sus hogares. “Los ausentes en Uruguay son desaparecidos de segunda categoría. Los de primera categoría son los desaparecidos políticos.  A los ausentes no se les llama desaparecidos, porque esa palabra tiene una connotación emocional política”, indicó.

Según su opinión, cuando se trata de personas ausentes “no se investiga con la misma intensidad. El Estado no se compromete de la misma manera”. Recalcó que las situaciones de desaparición requieren una investigación mucho más a fondo que la que se hace convencionalmente. “A mi criterio el Ministerio no tiene la formación para tratar este tipo de temas”, concluyó.

 

El Observador, 22 de noviembre de 2013

 

 

Comments are disabled

Comments are closed.