/ todo / TV digital: Mujica negó que haya actuado a “dedazo”

TV digital: Mujica negó que haya actuado a “dedazo”

El presidente José Mujica defendió su decisión en la adjudicación de la televisión digital abierta comercial en Montevideo, negó que haya actuado a “dedazo” y sostuvo que fue el proceso “más democrático” que haya existido en este tipo de llamados.

En su audición en M24, Mujica aseguró que nadie le va a reconocer la transparencia con la que actuó, tras haber recibido presiones “por la derecha, por la izquierda y por el centro”.

El mandatario dijo que se inclinó finalmente por darle un canal al consorcio integrado por la cooperativa La Diaria, porque cuando releyó la letra chica de su propuesta se dio cuenta de que sus integrantes habían arriesgado su patrimonio personal en el proyecto.

Mujica reconoció que se equivocó cuando habló sin suficiente información. “¿Acaso los presidentes no se pueden equivocar?” se preguntó Mujica.

Sobre La Diaria comentó que cuando él dijo en Nueva York que su proyecto no tenía sustento económico, recibió duras críticas por parte de integrantes de la cooperativa, que llegaron a insultarlo vía Twitter. “Yo no cobro”, dijo el presidente.

Indicó que si hubiera actuado con un criterio político le hubiera adjudicado un canal a Federico Fassano, en reconocimiento “a su lucha periodística” y por haberla puesto “al servicio de la izquierda”.

El presidente reivindicó a Fassano (quien se retiró del llamado público por falta de garantías) y dijo que si bien tuvo problemas laborales, estos fueron por tener medios de izquierda y no conseguir avisos oficiales.

También expresó que cuando gobiernos anteriores “entregaban radios a troche y moche entre correligionarios”, no se hicieron campañas ni “tanto ruido” como ahora.

Mujica resaltó que las recomendaciones de la Comisión Honoraria Asesora Independiente no eran vinculantes, pero terminó actuando como un “fuerte mecanismo de presión”.

El presidente parafraseó al dictador Lorenzo Latorre, quien dijo que “los orientales son ingobernables”.

Sobre el futuro de la televisión digital dijo que está amenazado por “ese cablecito que Antel está enterrando por todos lados” y también porque “gracias a su majestad la computadora las personas verán en sus pantallas lo que se les de la gana”.

“Para entonces este presidente ya no estará” remató.

Mujica comenzó su audición refiriéndose al aspecto económico de los proyectos presentados y al asunto de poner el patrimonio personal en juego:

“Nos parece que el aspecto económico es importante y cuando el aspecto de los proyectos parece trasuntar debilidades no me pareció disparatado que se haya intentado que algunos se juntaran para darle esencialmente mayor posibilidad económica en un medio que es y será muy competitivo”.

Mujica dijo que los argumentos no han convencido y se criticó con frivolidad diciendo que fue un dedazo:

“Estas cosas no han convencido y se ha dicho y repetido con muchísima irresponsabilidad y con dura frivolidad que ha sido una decisión de carácter político, un dedazo, y no se ha tenido en cuenta que si hubiera sido por inclinación política deberíamos de haber favorecido al señor Fassano que, más allá de sus líos laborales, en más de una década tuvo un larguísimo compromiso con la audiencia nacional. Este presidente tiene las cosas claras y si se hubiera movido por su sentir político lo hubiera favorecido”.

También tuvo palabras para integrantes de La Diaria que con sus comentarios lo ofendieron:

“Hubo gente de La Diaria que con sus tuits nos ofendió e insultó. Llegaron a cuestionar el destino del FA cuando cometimos la osadía de decir que nos parecía poco viable. Nosotros no cobramos, cuando nos enteramos por la letra chica de algo que no sabíamos, nos dimos cuenta que se habían colocado los bienes personales de los integrantes de la cooperativa a tras de este proyecto y decidimos sin renunciar a nada y sin pedir renuncia dar una oportunidad a un proyecto que parecía interesante”.

Después parafraseó al dictador Latorre:

“No podemos aceptar que fue una decisión de empuje político, si lo hubiera sido la decisión que se tomaba era otra. Capaz que en algún momento nos equivocamos pero a veces este país le da la razón a la afirmación de aquel señor que dijo: Los uruguayos son ingobernables. Durante más de medio siglo los presidentes asignaron con el dedo los medios y pocos gritos hubo y no se justifica la cantidad de ruido que apareció”.

Recordó cómo actuó la comisión asesora, que no fue vinculante:

“Se hizo una Comisión de medios no vinculante que casi obró como que lo hubiera sido, por errores cometidos. Esta fue una lección de la que aprendimos. Esta bien pedir participación pero hay que marcar con claridad de quien es la responsabilidad de decidir. Al final la decisión fundamental es consecuencia de la calificación que hizo la CHAI y ese factor ha sido clave”.

Mujica relató que recibió presiones por todos lados:

“Nos han presionado por la derecha y por la izquierda y por el centro. Se hizo como nunca en la historia de este país, precisamente por tanta presión es que no alteramos ni un tranco de pollo en la necesidad de tomar decisiones. Sin embargo poco se dice de que una multitud de municipios tendrán medios, cerca de 12 estaciones funcionarán y la mayoría nada tienen que ver con el color político del Gobierno”.

Este es un paso de apertura democrática, señaló:

“Creo que estamos dando un paso de apertura democrática que nadie va a reconocer en este país. Pero cuando pase el tiempo se verá la diferencia y de todas maneras hemos dado un paso adelante porque la gente más débil del país tendrá varios cables en los que elegir y no tendrá que pasar por los contratos, tendrá televisión abierta a un costo elemental de tener los aparatos que se lo hagan posible”.

Reconoció que habrá reclamos a partir de ahora:

“No nos extraña que existan reclamos de intereses que entienden fueron perjudicaros y estaremos acatando las decisiones de la Justicia. En el fondo de estas cuestiones, con el paso del tiempo, tal vez estas discusiones terminen siendo una bagatela”, sentenció el presidente.

El Espectador, 25 de octubre de 2013

Comments are disabled

Comments are closed.