/ El País / TV digital: de lo jurídico a lo político

TV digital: de lo jurídico a lo político

El Poder Ejecutivo calificó el proceso de adjudicación de licencias para operar canales de televisión digital privados como “histórico” para la democracia. A horas de tomar una definición, la política le disputa el terreno a lo jurídico.

“Este es un paso muy importante para nuestra democracia”, afirmó el subsecretario del Ministerio de Industria, Edgardo Ortuño, cuando el 31 de julio se realizó la audiencia pública en la que se presentaron seis propuestas para el llamado a operar licencias de Televisión Digital Comercial Terrestre en el área metropolitana.

“Esta audiencia pública tiene una característica relevante y marca un antes y un después en los procesos de asignación de canales de televisión en el país. Es la primera vez que se realiza un procedimiento como este en Uruguay para la asignación de canales de televisión abierta, un procedimiento competitivo, absolutamente transparente”, afirmó Ortuño en aquella oportunidad.

A más de dos meses de iniciado, el gobierno califica el proceso como “transparente y democrático”, pero lo cierto es que ha estado contaminado por acusaciones sobre dualidad de criterios a la hora de calificar a los oferentes, errores de valoración, presiones y suspicacias de todo tipo a partir de la intervención de actores de la Torre Ejecutiva para incidir y torcer la recomendación de adjudicación del Ministerio de Industria.

La duda sobre si lo político se impondrá a lo jurídico cuando el presidente José Mujica decida la adjudicación la semana próxima cobra cada día más fuerza.

La Comisión Honoraria Asesora Independiente (CHAI), cuyo informe no es vinculante, evaluó aspectos objetivos y subjetivos de las propuestas y otorgó los mayores puntajes a Consorcio GIRO (cooperativa La Diaria y Cooperativa Demos Audiovisuales) y Saomil S.A. (VTV). En tercer lugar quedó Consorcio Pop TV (integrado por OZ media y Revista Bla), el expropietario del diario La República, Federico Fasano; Sarmelco S.A. (Diego Beltrán Storace y Gabriel Bomio Clavería) y Compañía Uruguaya de Publicidad (propietaria de Océano FM, Pablo Lecueder).

La Diaria, un medio cooperativo y de izquierda, dio como un hecho que accedería a un canal de televisión. Pero el informe de la Ursec -que tampoco es vinculante- fue lapidario al poner en tela de juicio la viabilidad económica del proyecto que, entre sus fuentes de financiación, contaba con un préstamo estatal del Fondo para el Desarrollo (Fondes), el mismo que le concederá el dinero para solventar una revista, de acuerdo a lo que dijo en su momento el propio presidente José Mujica.

En el informe que el 24 de septiembre el director nacional de Telecomunicaciones, Sergio De Cola, elevó al ministro de Industria, Roberto Kreimerman, afirmó que el proyecto de La Diaria (GIRO) “plantea la incertidumbre sobre las fuentes de ingreso y, por tanto también sobre su sustentabilidad, elemento este asociado a otro aspecto relevante como el financiamiento”. “El financiamiento propuesto parece basarse principalmente en el Fondo para el Desarrollo”, afirma. Quien adjudica las licencias es el Poder Ejecutivo, y quien autoriza los préstamos del Fondes es también el Poder Ejecutivo, por lo que el caso de La Diaria puso en un brete al gobierno que debería resolver sobre la adjudicación y financiación del mismo proyecto que, aunque cooperativo, tiene fines de lucro.

Por esta razón el Ministerio de Industrias no recomendó la adjudicación a GIRO (pese a que la CHAI lo dejó en primer lugar) y sugirió que las licencias se otorguen a Saomil (VTV) y POP TV, que habían quedado en segundo y tercer lugar. Ya en su recta final el proceso transparente y apolítico comenzó a contaminarse.

La resolución de la Dirección de Telecomunicaciones también había dado señales confusas. Sobre la propuesta de Sarmelco SA hizo referencia la “línea editorial” del diario El País. “El proyecto es original, su señal principal es básicamente un canal de noticias 24 horas, con producción periodística realizada por el diario El País, con el cual tendrán un convenio. Si bien en la audiencia respondieron que la línea editorial sería independiente de la del diario, la propuesta plantea que toda la producción periodística sería tercerizada en el matutino, sin exponer una estrategia para su desarrollo en un formato específico como el televisivo”, sostiene la resolución.

Este aspecto fue puesto de manifiesto en los descargos presentados por la empresa.

“A pesar de no creer necesario efectuar tal apreciación, es claro para la compareciente que en este proceso no es posible censurar proponentes por lo que pueda presumirse serían sus posiciones políticas, puesto que los interesados y este proceso son algo ajeno a la política. Pues no debe elegirse a la televisión de todos en base a simpatías o antipatías de los gobernantes”.

El Observador publicó la semana pasada que los asesores del presidente, Gabriel Frugoni y Pedro Buonomo “operan” pa-ra que La Diaria sea beneficiaria de una licencia pese a quedar fuera de la recomendación del Ministerio de Industria.

La versión no fue desmentida por los jerarcas de gobierno. Por el contrario, fue abonada por integrantes del Frente Amplio que, aunque en reserva, se manifestaron en contra de la resolución de Industria.

El único que admitió que el Frente perdía la oportunidad de otorgar un canal a un medio cooperativo fue el secretario general del Partido Socialista, Yerú Pardiñas.

El Ministerio de Industria evalúa los descargos presentados por los oferentes para redactar un dictamen final que elevará al presidente para que resuelva, presumiblemente esta semana, aunque tiene tiempo hasta el 25 de octubre.

En esta etapa, las empresas se han dedicado a cuestionar el proceso y los criterios aplicados, y a señalar errores de todo tipo. Es así como La Diaria defiende su condición de cooperativa y garantiza que cuenta con el financiamiento necesario aun sin el Fondes. También siembra dudas sobre la viabilidad económica de POP TV, a la que acusa de “no acreditar capacidad económica ni financiera”. POP TV, que propone una señal infantil, emitió un comunicado en el que tomó distancia de la polémica. Los descargos de Fasano alegan intencionalidad de la CHAI para dejarlo fuera de concurso.

Sarmelco, por su parte, señala una serie de aspectos irregulares y vicios del proceso de calificación, el incumplimiento de formalidades exigidas en el pliego y pone en evidencia dualidades de criterio que bajaron la calificación de su propuesta y ponen en tela de juicio las resoluciones de la CHAI.

En ese complejo escenario donde lo político parece cobrar cada vez más importancia, Mujica debe resolver si mantiene la adjudicación a Saomil y POP TV, si accede a las gestiones de sus propios asesores y busca una fórmula para satisfacer a La Diaria o si en función de los descargos presentados modifica la resolución original.

Semanas atrás, desde Nueva York y cuando desde La Diaria arreciaban las críticas, dijo a modo de réplica: “si fuera por las ideas, se lo tendría que haber dado a Fasano, que como empresario sé que ha tenido problema con los trabajadores, pero como línea, siempre me ha defendido. No tengo empacho en decirlo”.

Esta semana, Mujica dijo que mantiene su posición aunque debe “estudiar” los descargos que presenten todas las empresas para tomar una resolución. Trascendió que como alternativas Mujica podría agregar otra licencia y adjudicársela a La Diaria o permitir que comparta el canal con POP TV.

La concesión de una tercera licencia ha sido objetada ya que no parecía formar parte del objetivo inicial, aunque ha sido el camino recomendado por la CHAI en las últimas horas.

El ministro de Industria, Roberto Kreimerman, dijo a El País que no hay nada descartado y el final “está abierto” por lo que en acuerdo con el presidente Mujica se analizarán diferentes alternativas “y se actuará en función de lo que prevé el pliego y la información analizada”.

“Tenemos una valoración muy positiva de todo lo hecho. Ha sido un proceso sistemático, de acuerdo a lo previsto y con todas las garantías para las partes. Ahora se ha esperado la vista para tomar la decisión final. No hay ninguna línea tomada. El Ministerio hará el informe final luego de las vistas y con el presidente definiremos. No hay nada extraño en esto”, dijo.

“El Ministerio ha sido totalmente técnico y garantista. No ha tomado otra disposición que no sean las evaluaciones objetivas”, afirmó Kreimerman.

“Acá no incide que un medio de izquierda quede dentro o fuera”

Las gestiones inconsultas con el ministerio de Industria (que llevó adelante el proceso previo a la asignación de canales) del director de la OPP Gabriel Frugoni y del asesor presidencial Pedro Buonomo para que se otorgue un canal compartido a La Diaria (GI-RO) y POP TV generaron gran malestar a las autoridades de esa secretaría de Estado. El asunto llegó a la Mesa Política del Frente Amplio, que respaldó lo actuado por Kreimerman y Ortuño, y destacó la “transparencia” del proceso. Incluso el senador del MPP, Ernesto Agazzi, salió públicamente a apoyar el proceso y negar que haya legisladores en contra de lo decidido.

Consultado al respecto, Kreimerman dijo que “no hay ningún factor político que incida en la decisión que adoptará el gobierno”. “Acá no incide que un medio de izquierda queda dentro o fuera, acá se analiza el pliego que evalúa determinadas características técnicas y lo de la Ursec sobre la viabilidad económica, solo eso se analiza, no hay otras valoraciones subjetivas”, indicó el ministro.

Kreimerman es un hombre de absoluta confianza del presidente Mujica.

 

El País, 13 de octubre de 2013

 

 

Comments are disabled

Comments are closed.