/ El Observador / La Diaria, la TV digital y los amigos políticos

La Diaria, la TV digital y los amigos políticos

El grupo Giro presentó la propuesta mejor puntuada, pero cuando fue descartada surgieron voces que basaban el reclamo en cuestiones ideológicas.

“En el diario El Observador se ha sostenido que respetar el dictamen independiente (de la comisión encargada de conceder los canales de TV digital) sería otorgar señales a “amigos políticos”, como si adjudicar un canal al proyecto mejor puntuado fuera una arbitrariedad. Esa lectura de los hechos es incorrecta y engañosa. No nos consideramos “amigos políticos” de nadie”, dice una nota editorial publicada por el matutino La Diaria y que aparece firmada por el Consorcio Giro, que es el que pugna por una de estas señales.

Lo primero que El Observador tiene que señalar, porque se debe a la precisión en la información y a sus lectores, es que el viernes publicó una nota sobre el tema en la que obvió señalar que en todo este proceso cargado de una enorme desprolijidad por parte del gobierno, Giro obtuvo el primer lugar entre todas las propuestas presentadas. Fue una omisión que no debió ocurrir, un error involuntario pero error al fin y debe ser reconocido.

Pero lo central de esa información era que dos de los principales operadores del presidente José Mujica, el jefe de la OPP, Gabriel Frugoni, y el asesor Pedro Buonomo, se reunieron con los titulares de la empresa Pop TV, a quienes desde el gobierno se les había informado que eran junto con VTV uno de los dos elegidos para concederle los canales digitales, y les dijeron que no, que ya no, que quizás deberían compartirlo, algo que es ilegal.

La Diaria no les cuenta hoy a sus lectores de esa información así como no les ha informado de otros episodios transcendentes que se han venido dando en este enmarañado proceso de adjudicación. Es un problema de La Diaria con sus lectores. Pero cuando estampa en un comunicado que otro medio, El Observador, incurre en incorrecciones y engaños se expone a que se lo marquen.

O sea, por un lado las incorrecciones de El Observador están reconocidas. Lo de los engaños, que cada uno se haga cargo. A La Diaria le molesta que El Observador lea la adjudicación como una cuestión entre “amigos políticos”, como si no hubiera elementos para sustentar esa lectura.

Una cosa es que La Diaria haya ganado o vaya a ganar en buena ley una señal digital. Otra es que, una vez que por orden de Mujica se procedió a informarle a VTV y a Pop TV que habían sido los ganadores, se desencadenaron una serie de presiones políticas surgidas desde la izquierda a favor de Giro.

“En la lógica actual, solo podrán tener medios de comunicación quienes tienen dinero, duro si no cambiamos la cabeza”, tuiteó el edil socialista Daniel Arbulo.

El diputado Nicolás Pereira de la CAP-L, afirmó: “El oligopolio está de fiesta. No habrá contrapeso a los 3 grupos que manejan nuestra TV desde hace 60 años”.

Pablo Chargonia, abogado vinculado al PIT-CNT, sostuvo: “La implacable lógica del poder capital: una cooperativa no puede tener un canal de televisión. Los De Feo y los Romay en cambio sí”.

Ninguno de estos militantes izquierdistas fundamentó en que La Diaria era el proyecto mejor puntuado; sus argumentos eran ideológicos, de poder. Si son amigos políticos, simpatizantes, en fin, son gente de izquierda metiendo presión. La Diaria podía no tener arte ni parte en eso, pero era un hecho que El Observador no tenía por qué dejarlo pasar.

Por otra parte, desde La Diaria las señales que se dieron acerca del vínculo entre la decisión oficial y los vínculos políticos tampoco fueron muy claras. La editora política del matutino, cuando se enteró de la primera decisión, tuiteó: “Hasta aquí llegó mi amor, Frente Amplio”. Y mientras que el comunicado de hoy de La Diaria señala que el proceso de adjudicación fue “ejemplar” como nunca en el país, la cooperativista editora frenteamplista afirmó: “Sólo pienso que la izquierda perdió una oportunidad histórica de hacer las cosas en forma transparente”.

No terminaron ahí los argumentos surgidos del propio matutino que daban pie a que cualquiera pudiera hacer una lectura que no fuera solo en términos técnicos sino también ideológicos.

Mientras consideraban que el primer lugar lo habían ganado ellos por cuestiones técnicas, los responsables de Giro, de boca de Damián Osta dijeron en radio El Espectador que la TV “cambiaría muy poco” si además de entregarle “de facto” tres señales a los canales privados se le concedía una a Paco Casal “y otro a una productora muy próxima a los canales, que va a funcionar además en el estudio de Florencia de Feo”.

Según las últimas informaciones, Frugoni y Buonomo ya le informaron a esta última productora que no será así porque Giro tiene a juicio del gobierno la mejor propuesta, aunque el presidente Mujica haya sido crítico. “Hace un mes, por el carácter cooperativo, nos pidieron en el Fondes un apoyo para sacar una revista. Un apoyo de 400 mil dólares. ¡Si para sacar una revista precisabas un préstamo, no me pidas un canal ahora! Porque además, si me pedís plata para eso y me pedís un canal, quedo como si te doy plata, levanto el centro y voy a cabecear. Es una lógica infantil”, dijo el presidente.

La Diaria no tiene la culpa de estos devaneos de Mujica, pero no se debería molestar con quienes, desde afuera, ven en todo este manejo algo más que informes seleccionados con criterios técnicos como si las cuestiones ideológicas y los “amigos políticos” no tuvieran nada que ver.

 

El Observador, 07 de octubre de 2013 – Gabriel Pareyra

 

 

Comments are disabled

Comments are closed.