/ Brecha / No hay marcha atrás, pero…Tribulaciones en la asignación de la televisión digital

No hay marcha atrás, pero…Tribulaciones en la asignación de la televisión digital

La tormenta desatada en la interna de la izquierda en torno a la asignación de frecuencias para la televisión digital está latente. Al cierre de esta edición el Poder Ejecutivo había definido políticamente los pasos a seguir, bajo la premisa de que no habrá marcha atrás en la asignación de nuevos canales comerciales, pero aún no se sabe quiénes serán los operadores entrantes.

Fuentes del Ejecutivo dijeron a Brecha que el presidente José Mujica y sus colaboradores más cercanos definieron ayer las principales líneas de la inminente decisión, aunque aún restaba determinar la forma jurídica para llevarla a cabo: el proceso no se detendrá, como lo solicitó el Frente Liber Seregni, y la idea predominante es autorizar a tres nuevos operadores –vtv (grupo Casal), Pop tv (Oz Medios y Bla) y el proyecto Giro (La Diaria y Demos).

Sin embargo persisten dudas en la forma y la viabilidad jurídica de esta decisión, debido a que el decreto del llamado a interesados disponía la asignación de cinco canales completos y no seis como sería necesario ahora. De ser dos canales completos los que finalmente se asignen, Giro, el único proyecto con una línea editorial de izquierda, y que calificó en primer lugar en opinión de la Comisión Honoraria Asesora Independiente (chai), podría quedar afuera de un reparto de espectro que pesará en la televisión de los próximos 20 años.

Se trata de una decisión clave para el futuro del sistema de medios audiovisuales en el país que se vio empañada por varias razones: la constante duda que buena parte del Ejecutivo exhibió sobre cómo avanzar en un tema en el que juegan factores políticos, electorales y económicos, además de los típicamente comunicacionales, la presión de los operadores históricos para torpedear el proceso y la toma de posición política frente al proceso de dos de los principales sectores del Frente Amplio.

EXOCET. El Frente Liber Seregni, sector del vicepresidente Danilo Astori, disparó esta semana a la línea de flotación de la asignación de la televisión digital. El martes 15 la dirección de ese sector libró un comunicado sembrando dudas acerca de la oportunidad de las asignaciones: “Teniendo en cuenta las dificultades que han surgido en las diversas etapas recorridas por este proceso, así como la necesidad de asegurar las condiciones de equidad y transparencia que requiere una definición tan relevante como la que está en juego, cuyos aciertos nos beneficiarán a todos, pero los errores pagaremos perdiendo una oportunidad histórica, considerando que no están dadas las condiciones para asignar las cinco licencias correspondientes al área metropolitana, por lo tanto proponemos postergar la correspondiente decisión”.

La razón de este comunicado la explicó el publicista Esteban Valenti en distintos medios. Básicamente adujo el riesgo de que el centro del sistema mediático sigan siendo los canales 4, 10 y 12. No obstante, otras fuentes manejan como posible razón de esta salida el constante cobro de facturas entre el sector de Astori y altos funcionarios del entorno presidencial.

De hecho, la reacción del mpp no se hizo esperar. Un comunicado de su dirección nacional defendió el proceso, por tratarse de “un aporte fundamental a la transparencia y por ende a la democracia de nuestro país”.

“Valoramos muy positivamente que la Comisión Honoraria Asesora Independiente (chai) haya sido quien evaluó dichos proyectos, brindando las garantías para todas las partes y evitando de esta forma las antiguas prácticas llevadas a cabo por los gobiernos de antaño, que otorgaban medios de comunicación a dedo y por amiguismo”, explicó el comunicado.

“Asimismo resaltamos que todo el procedimiento de selección y adjudicación se desarrolló dentro de la reglamentación establecida previamente, conocida y avalada por las partes interesadas, por lo que se refuerza la cristalinidad y se brindan mayores garantías para todos”, añadió.

ACIERTOS Y ERRORES. Revisando la historia de esta adjudicación uno podría decir que si el presidente Mujica se hubiese mantenido firme en su primera decisión, un decreto de mayo de 2012 que sentó las bases para regular el proceso de transición de la televisión analógica a la digital, el resultado hubiera sido el mismo, pero mucho más prolijo. Ese decreto previó la asignación de seis canales de televisión digital abierta en el sector comercial y aseguraba a los actuales canales una señal para continuar sus trasmisiones (no un canal completo por el que debían competir con un reconocimiento a su trayectoria). Gracias a la tecnología de compresión digital es posible poner al aire entre un mínimo de dos señales en alta definición (hd) y un máximo de cuatro de calidad estándar (sd).

Desde ese instante asistimos a una guerra de nervios desatada por el establishment mediático que desplegó distintos mecanismos de presión: Andebu impugnó el decreto; amenazaron con boicotear la política de migración a la televisión digital –restándole así atractivos a la gente para invertir en nuevos receptores–; y se sucedieron reuniones reservadas con distintos jerarcas del gobierno.

Acostumbrados a que la política de comunicación se dicte de acuerdo a sus intereses, lograron abrir diversas negociaciones informales con el gobierno, que se tradujeron en una serie de decretos aprobados el 31 de diciembre de 2012. En ellos se exoneró expresamente a los canales históricos de concursar y se desarrolló un mecanismo casi de registro para asignarle un canal multiplex completo a cada uno.

El decreto de diciembre desató críticas desde la izquierda y la sociedad civil, pero el 23 de enero se suspendió todo el proceso por un decreto presidencial sorpresivo hasta para el ministro de Industria, Energía y Minería, Roberto Kreimerman. En aquel momento la Presidencia justificó la suspensión en el pedido de tiempo adicional que hicieron algunos oferentes para presentar la propuesta, algo que favorecería a la competencia. La sociedad civil lanzó la campaña “Cambiá la televisión” y finalmente el 3 de mayo se reabrió el llamado bajo las mismas condiciones decretadas el 31 de diciembre: asignación cuasi automática a los tres grandes y la apertura sólo a dos canales comerciales adicionales.

Desde entonces el proceso se desarrolló en forma normal. Pero luego se complicó: el consorcio Giro, que quedó en primer lugar, fue desplazado en la evaluación del Poder Ejecutivo debido a problemas de sustentabilidad económica y financiera de la propuesta, aunque luego la cooperativa que edita La Diaria realizó los descargos correspondientes y levantó varias de las observaciones. Si bien el ministro Kreimerman anunció ayer que el proceso no se postergará, habrá que ver cómo sigue esta saga.

 

Brecha, 18 de octubre de 2013 – Edison Lanza
Foto: Juanjo Castel

 

 

 

 

 

 

Comments are disabled

Comments are closed.