/ El Observador / Gobierno elimina de ley de medios restricciones a la publicidad infantil

Gobierno elimina de ley de medios restricciones a la publicidad infantil

Fueron suprimidos los párrafos del proyecto que limitaban los contenidos y la elaboración de los mensajes.

El gobierno eliminará las principales restricciones a la publicidad infantil que presentaba el proyecto de ley sobre Servicios de Comunicación Audiovisual (ley de medios), según informó ayer al Parlamento el ministro de Industria, Roberto Kreimerman. Tras ingresar en la comisión de Industria de Diputados la redacción final del articulado, el Frente Amplio (FA) pretende votar el texto en octubre en la Cámara de Representantes y darle sanción definitiva antes de fin de año.

El artículo 32 de la ley de medios, referido a las limitaciones para la emisión de mensajes publicitarios dirigidos a niños y adolescentes, tendrá seis literales, cuando según el proyecto inicial eran 13.  

Los cambios fueron acordados entre el Ejecutivo y la bancada de legisladores del Frente Amplio, informó a El Observador el presidente de la comisión de Industria de Diputados, Carlos Varela (Asamblea Uruguay).

La nueva redacción fue entregada ayer por Kreimerman, luego de un acuerdo previo a la interna del gobierno con el prosecretario de la Presidencia, Diego Cánepa.

Aquellos puntos que permanecen en el texto hacen referencia a aspectos generalistas. Los pasajes eliminados instalaban un conjunto de restricciones que limitaban los contenidos y la elaboración de mensajes, según había advertido al Parlamento la Asocicación Uruguaya de Agencias de Publicidad (Audap).

Por ejemplo, fue suprimido el literal que prohibía la aparición de “figuras, muñecas y similares” en “la publicidad de productos de especial interés para niños”. También se prohibía realizar publicidades con “entidades relacionadas con los programas infantiles”.

Otro de los puntos también eliminados cuestionaba los mensajes que hacían explícito el precio del producto. Según el articulado, quienes incumplieran con esas normas serían objeto de sanciones. Pero, tras las quejas de empresarios y publicistas, las restricciones no estarán en el texto final.

Varela dijo que “lo que se hizo fue simplificar la redacción a los efectos de evitar confusión en su aplicación”. “Lo que se ha intentado siempre es ajustar mucho para que no haya niveles de discrecionalidad en la aplicación ni en el control”, agregó.

Otro de los siete puntos suprimidos hacía referencia a un conjunto de valores que deberían tener los mensajes. “No puede comprometer valores sociales: por ejemplo, dar la impresión de que la posesión, uso o consumo de un producto concederá al niño, niña o adolescente ventajas físicas, sociales o psicológicas sobre otros, o que no poseer, usar o consumir dicho producto pueda tener el efecto deseado”, señalaba el antiguo texto.

También se prohibía “promover roles estereotipados”. Varela explicó que “se consideró que ‘estereotipados’ era un concepto que podía tener un nivel de vaguedad que podría dar lugar a varias interpretaciones”.

En tanto, los tres primeros puntos permanecen tal como estaban. Esos pasajes, que ponen un marco general a la publicidad infantil, exigen “no incitar directamente a los niños, niñas y adolescentes a la compra de productos o servicios aprovechando su inexperiencia”, según el primer literal. El tercer punto impide presentar los mensajes “de una manera que se aproveche la lealtad de los niños”. En tanto, fue agregado que la publicidad “no deberá discriminar”.

 

El Observador, 02 de octubre de 2013

 

 

Comments are disabled

Comments are closed.