/ El Observador / Con el gobierno dividido, Mujica definirá si da un giro en TV digital

Con el gobierno dividido, Mujica definirá si da un giro en TV digital

La Mesa Política respaldó al Ministerio de Industria, que defiende mantener el proceso.

Con el gobierno dividido y algunos dirigentes del Frente Amplio (FA) presionando para revertir la decisión presidencial, José Mujica tendrá que definir antes del miércoles  si da un giro en su actuación y realiza lo mismo que tanto criticó de algunos de su antecesores: otorgar señales –en este caso de televisión– a “amigos políticos”.

Tanto el expresidente Luis Alberto Lacalle en los años 1992 y 1994 (primero con los cables y luego con las radios), como Julio María Sanguinetti en el 2000, asignaron frecuencias a dirigentes de sus partidos políticos y sin ningún tipo de licitación.

Eso llevó a que desde la izquierda se hicieran fuertes críticas. Uno de los que en el año 2000 salió con más fuerza fue el hoy presidente José Mujica. En enero de ese año, el entonces senador electo declaró al semanario Búsqueda que Sanguinetti tuvo una actitud de “amiguismo y clientelismo político” que deja a Uruguay como una “republiqueta”.

“Este tipo de cosas comienzan a ser históricas en el país porque cada gobierno que se va larga la andanada de acomodo de su gente. Ya Lacalle nos tenía acostumbrados, nos acalambró cuando se fue, y ahora Sanguinetti hace la misma”, dijo. “Esto nos coloca a la altura de una republiqueta. Esta es una prueba más de amiguismo y clientelismo”, agregó.

Se quejaba por la asignación de 31 ondas de frecuencia modulada y dos de onda corta a dirigentes del Foro Batllista y Manos a la Obra, el sector de Alberto Volonté (ver recuadro).

Mujica reveló  en 1999 una grabación entre quienes parecían ser el director Nacional de Comunicaciones Ernesto Dehl y el ministro de Defensa Nacional Juan Luis Storace en la que hablaban sobre la adjudicación. “Parece que los amigos de Volonté consiguieron los favores que pronosticaba la grabación”,dijo al diario La República.

La decisión
Ahora, en medio de las críticas de legisladores del FA y con asesores de Mujica que operan para cambiar la decisión inicial del presidente, el mandatario deberá resolver.

El presidente tomó una resolución inicial de dar las dos señales que ofrecía el llamado a nuevos canales de televisión digital para VTV (vinculada a Tenfield) y el consorcio Pop TV (integrado por la productora Oz Media y Editorial Bla). Eso molestó a sectores de la izquierda que reclaman un espacio para el Consorcio Giro, donde participa el periódico La Diaria, y que fue el mejor puntuado por la Comisión Honoraria Asesora Independiente (CHAI), que juzgó el proyecto comunicacional.

Pero cuando el partido parecía cerrado, aparecieron nuevos jugadores. El asesor presidencial Pedro Buonomo y el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Gabriel Frugoni están operando para cambiar la decisión de Mujica.

Los jerarcas, principales consultores en materia económica del mandatario, ya se comunicaron con Pop  TV para informales que posiblemente perderán parte del espacio que se les iba a asignar. Ambos son quienes gestionan el Fondo de Desarrollo, un organismo estatal que ya habilitó un préstamo de US$ 360 mil a La Diaria.

Los diputados Alejandro Sánchez (MPP), Nicolás Pereira (CAP-L) y el edil Daniel Arbulo (Partido Socialista) se quejaron de que Giro había sido descartada y lamentaron que el llamado no de un lugar a medios de izquierda.

“El oligopolio está de fiesta!! No habrá contrapeso a los tres grupos que manejan nuestra TV hace más de 60 años”, escribió Pereira en su cuenta de Twitter el miércoles 25, día que se conoció la decisión del mandatario .

El jueves 26, Mujica defendió su posición mientras estaba de gira en Nueva York. “No hice de esto una cuestión ideológica”, dijo al ser consultado por las adjudicaciones, al tiempo que evaluó la incompatibilidad económica del proyecto de Giro. “Opté por el camino de la verdad, con honradez intelectual”, agregó.

Respaldo
En medio de la polémica, la Mesa Política del Frente Amplio respaldó ayer la actuación del Ministerio de Industria, al recibir al ministro Kreimerman, al Subsecretario, Edgardo Ortuño y al director nacional de Telecomunicaciones, Sergio de Cola.

Aunque el órgano evitó pronunciarse sobre el tema, los delegados destacaron la transparencia del proceso, relataron a El Observador participantes de la reunión.

Los jerarcas defendieron la adjudicación inicial pero puntualizaron que la resolución está abierta.

Uno de los que propuso realizar una declaración en favor del ministerio fue el diputado socialista Julio Bango pero fue consensuado no sacar un comunicado público sobre el tema. El representante del PVP, Carlos Coitiño, dijo que al tratarse de una instancia consultiva no correspondía emitir una posición final sobre el tema.

La presidenta del Frente Amplio, Mónica Xavier, dijo a El Observador que la Mesa Política expresó “beneplácito” con lo presentado por el Ministerio de Industria. Otro de los que defendió a la cartera fue el senador del MPP Ernesto Agazzi.

Durante la Mesa Política los jerarcas hicieron un informe de con detalles del procedimiento. Expusieron en base a los informes tanto de la Comisión Honoraria Asesora Independiente, sobre aspectos técnicos, y de la Unidad Reguladora de los Servicios de Comunicación, sobre lo económico.

Consultados por los delegados políticos sobre cuál era el alcance de los inconvenientes económicos de Giro, el ministerio respondió que “no se había planteado ninguna forma de financiación”, dijo uno de los informantes. Otros preguntaron por el proyecto de Federico Fasano, que la clasificación de la Comisión Honoraria Asesora Independiente (CHAI), dejó en el cuarto lugar de los seis que se presentaron.

Las asignaciones de Lacalle y Sanguinetti

En la asignación de frecuencias de radiodifusión y permisos para cableoperadores en la historia reciente de Uruguay hay tres oleadas. La primera durante la dictadura. La segunda en el gobierno de Luis Alberto Lacalle. En el año 1992 otorgó sin licitación previa permisos para la televisión por cable. Dos años después y a pocos días de abandonar el gobierno entregó decenas de licencias de radio –sobre todo en el interior del país– a dirigentes nacionalistas.

La tercera temporada de asignaciones fue en la segunda administración de Julio María Sanguinetti. También sobre el final de su período –en enero del 2000– otorgó 33 ondas radiales. La mayoría –según denunció en ese entonces el actual presidente José Mujica– a dirigentes del Foro Batllista y de Manos a la Obra de Alberto Volonté aliado de Sanguinetti en ese período.

 

El Observador, 05 de octubre de 2013 – Gonzalo Ferreira

Comments are disabled

Comments are closed.