/ La República / Acerca de la TV digital

Acerca de la TV digital

Sabido es que el tema de las comunicaciones reviste una importancia fundamental, tanto para bien informar o desinformar, manipular, distorsionar, etcétera.

El presidente Mujica últimamente en la mayoría de sus discursos –que son muchos– hace fundamental hincapié en el problema del consumismo, batalla difícil cuando se trata de vivir en el sistema capitalista, donde el consumismo es inherente al mismo. La resolución sobre la TV digital marca una gruesa contradicción con el discurso del no consumismo.

Ahora bien, nuestro país a través de los canales televisivos, me refiero a los grandes medios como si ya tuvieran poco, ahora sumarán a su arsenal propagandístico la exclusividad de la TV digital.

Nuestra sociedad tiene como flagelo permanente el ver los programas llamados “basura” o “chatarra”, donde las mujeres son una vulgar exposición de sus cuerpos en forma denigrante, como en los programas Tinelli, y estamos sometidos a una exacerbación del lenguaje ordinario y el chusmerío mediático como forma de comunicarse, caso de los programas como “Intrusos”. Ni hablar de los informativos amarillos y sensacionalistas donde la violencia acapara sus noticieros diarios. Podríamos seguir enumerando una serie de programas que son justamente los que los grandes medios promocionan a diario, atentando realmente contra la verdadera información. Y justamente son los que incentivan el consumismo a través de una propaganda permanente.

El gobierno tuvo la oportunidad de darle cabida a otros sectores, es decir a los que siempre fueron postergados, pero optó por seguir con los mismos, la exclusividad para los grandes del poder mediático.

Peor aún si uno analiza los argumentos de Mujica en una de sus tantas declaraciones, donde fundamenta que el problema era económico, diciendo por ejemplo que cuando no pudieran “bancarlo” le iban a pedir al gobierno más propaganda de los organismos públicos. ¿Y cuál sería el problema de que los organismos del Estado como Antel, Ancap, etcétera le dieran publicidad a una TV distinta, que desarrollara programas realmente culturales? Justamente de eso se trataría para poder romper con el monopolio de la información. Se dice que el Presidente está mal informado o no sabía exactamente de qué se trataba el asunto. Si así fuera, que se informe antes de abrir opinión o, lo que es peor, antes de dictaminar.

Sabido es que la información es poder, allí está el problema en el que no nos podemos equivocar, justamente los que efectivamente detentan el poder de la información desde siempre lo seguirán teniendo.

Qué lindo sería que tuviéramos programas realmente nuestros, con nuestros cantores populares, con teatro de alto nivel, con mesas de diálogo acerca de la situación política y social del país abierta a todas y todos, con programas infantiles de calidad, que por primera vez se abrieran las puertas de la TV a que nuestros jóvenes comunicadores pudieran exponer sus trabajos. Porque, bueno es decirlo, los buenos esfuerzos del Canal 5 obviamente no alcanzan para competir contra los pulpos de la información y el poder.

Entonces, uruguayos, lamentablemente ¡a seguir consumiendo la tinellización de la cultura!, sintiéndonos “Intrusos” en nuestro país. Si el consumismo se define como la tendencia al consumo de productos de modo excesivo y sin necesidad, con esta resolución política seguiremos consumiendo “chatarra” y desinformación, en modo excesivo y sin necesidad.

 

La República, 07 de octubre de 2013 – Opinión – Gustavo González, Analista

 

 

Comments are disabled

Comments are closed.