/ El Observador / “Una ley de medios inaplicable a las multinacionales es una inequidad inadmisible”

“Una ley de medios inaplicable a las multinacionales es una inequidad inadmisible”

El empresario amigo del presidente dijo que la pauta oficial se presta a “conductas oscuras”.

Hace un par de años, Jorge de Feo recibió una llamada. “¿Quién habla?”, preguntó. Y del otro lado le respondieron: “Mujica”. El presidente quería ver al exdirector de canal 10 y productor rural. En un minuto arreglaron para verse al otro día en su campo de Sarandí Grande (Florida). “Bueno, a las 10 estoy por ahí, espéreme con un buen asado”, pidió el mandatario. Así de cercana es la relación de este hombre con el presidente, iniciada casi de casualidad a mediados de los 90. Según relató en entrevista con El Observador, una vez escuchó en los estudios de canal 10 a ese dirigente tupamaro del que todo el mundo hablaba, y quiso conocerlo. De inmediato, se sintió identificado con su forma de hablar y vestirse. En la primera charla hubo incluso bromas.

¿Y de qué habla con Mujica?

Mi consejo hacia él siempre fue: “Usted siempre orejano. Usted, como (Luis Alberto de) Herrera, vaya a la quinta que van a ir todos a peregrinar ahí y puede dar muy buenos consejos, pero no te metas”. Orejano es no tener responsabilidad en la administración y poder actuar con mucho más libertad que siendo presidente o ministro.

Entonces, ¿lo escuchó?

No, al contrario. Y se lo sigo diciendo: debería haber sido orejano.

¿Qué opina de la ley de medios?

Creo que el presidente, como acontece muchas veces con quien no tiene más remedio que confiar en sus colaboradores, no atendió el proyecto como lo ameritaba. Ya que entiendo que el proyecto va a contramano de lo que el presidente piensa. Tampoco creo que sea como dijo, que la mejor ley de medios es la que no existe, más bien debe existir para promover las producciones audiovisuales uruguayas y a las empresas que lo generan, y tendríamos una mucho mejor televisión. El proyecto no tiene en cuenta a los actores con posición dominante en el mundo globalizado, como Google, Facebook, Apple, DirecTV. Cualquier disposición que obligue a las producciones nacionales y que no pueda imponerse a las producciones extranjeras, constituye una inequidad inadmisible. Y el proyecto abunda inexplicablemente en obligaciones solo para los uruguayos.

¿Cómo piensa que puede impactar esta ley en el negocio?

Desde hace ya tiempo, diría desde casi siempre, las inversiones publicitarias del Estado merecen serios cuestionamientos y entran a acotar una vía muy válida de promoción, en una muestra de arbitrariedad en inversiones sin retorno, “apoyo” a proyectos que no devuelven en cultura a la sociedad el costo invertido, absurdos y lamentables casos en que se ha beneficiado a empresas que no cumplían con sus aportes al Estado, cancelando su endeudamiento a través de acuerdos de publicidad estatal, que en realidad, fueron donaciones de todos los uruguayos, porque esas inversiones no tenían el retorno para el que tramposamente fueron destinados. Tiene que dejar de ser una donación o manejarse por amiguismo o por motivos de réditos políticos.

Pero la ley no toca a la publicidad oficial

El olvido de incluir a la publicidad oficial la libera de las puniciones y limitaciones que refleja el proyecto. Cuando se omite semejante concepto, no se hace más que avalar y ratificar conductas oscuras, inversiones inapropiadas, criterios de elección que nada tienen que ver con el propósito de difusión y promoción, sino de contemplar y otorgar beneficios en forma subjetiva e inadecuada.

¿Habló con el presidente de la ley de medios?

Cuando asume el doctor (Jorge) Batlle en el 2000, y salió el decreto que habilitó el ingreso de DirecTV, me moví muy preocupado por la incalificable discriminación que se estaba haciendo con la forma en la que había ingresado. Batlle decía que queríamos prohibir a Gutenberg, pero lo que buscábamos era que las reglas fueran iguales para los uruguayos, y en todo caso para los extranjeros. En Uruguay se siguió una modalidad de adjudicación de permisos para cable de una forma ejemplar. Los permisos fueron por territorio, acotado a una zona, y ello ha permitido que hoy en día haya más de 200 empresas de televisión para abonados en el país. Algunas funcionan bien, otras mal, pero en definitiva son puestos de trabajo, pero todas fuentes de producción audiovisual, periodistas y demás.

Entonces en ese contexto se le da una licencia a DirecTV para operar en todo el país.

Y como además opera en toda Latinoamérica, no hay manera de competir. Lo que pasó con DirecTV es que hasta el 2008 o 2009 no le dieron corte a Uruguay. Cuando arrancan por esos años a hacer publicidad, Forlán, vía pública, venden tres por uno, pasan los cables por arriba de la calle, las culpas la tienen los que instalan y toda esa historia. Empiezan a avanzar y avanzar, y si hoy esto sigue así y no se le pone coto… bueno. En función de eso, en las últimas conversaciones que tuve en Torre Ejecutiva con el presidente le planteé el tema. Le dije que se me había ocurrido la idea de limitar, porque por la seguridad jurídica no se podía dar marcha atrás con todo, el porcentaje (del mercado de DirecTV).

Y le hizo caso Mujica, porque el gobierno decretó un porcentaje límite para el negocio de DirecTV

Me hizo caso. Pero pasó lo siguiente: el proyecto de decreto en el cual estuve participando, que en sus considerandos reflejan la línea del presidente, que claramente la comparto, se desvirtúan con lo que dice el decreto. Lo que se iba a limitar eran los hogares con televisión para abonados, y le sacaron el “para abonados”, por un error tipográfico o no sé qué pasó. Entonces quedó hogares, y eso daba una limitación del doble, y multiplicaba el porcentaje de 25%, que ya para mí es un disparate. Que una empresa multinacional tenga 25% de la penetración en los hogares uruguayos me parece muy loco. Pero ese error que hubo en la Presidencia implica que la limitación sea a 50% de los hogares. Eso no es lo que quería el presidente, ni lo que hablamos con el presidente.

¿Entonces desde 2000 el único que lo escuchó y le hizo caso fue Mujica con este tema?

Yo en el 2000 hablé con gente de izquierda. Dije que era una nueva forma de colonialismo. En A+V hicimos una campaña con esa formulación. Hablé con gente de izquierda, algún colorado y blanco, para que pararan eso. Me sorprendió que la gente de izquierda no le diera importancia. Claro, como uno era parte del llamado “oligopolio, monopolio o los pioneros de la televisión”… Nosotros no queríamos prohibir la tecnología, el asunto es cómo entra al mercado.

De todos modos, el proyecto de ley de medios incluye la disposición y lo hace como usted sugería.

Pero pienso que esta ley de medios no va a ser aprobada. Espero que corrijan el decreto, y que marquen incluso un porcentaje menor a 25% porque es lo que corresponde.

 

Perfil: Fue 37 años director del 10

En  1967, cuando tenía 27 años, llegó al canal 10 junto a su padre para cambiar la pisada de la empresa. Lo dirigió hasta 2003, cuando decidió vender sus derechos políticos y económicos a una de sus hijas. Es productor rural y asesora al canal de cable “A+V”, una señal dedicada casi exclusivamente a difundir contenidos del mundo agropecuario de todo el país. En su campo de Sarandí Grande (Florida), adonde vive y permanece casi todo el tiempo, tiene un tambo, una escuela agraria y máquinas de riego. Todo ello fue puesto a disposición de la UTU, para que los estudiantes puedan practicar. En la entrevista mostró mucho interés en el proyecto del canal de cable. Allí difunde contenidos de varios puntos del país. Pero sobre todo destaca un acuerdo con UTU, por el cual se compromete el canal a capacitaciones y a emitir contenidos de ese intercambio.

 

El Observador, 09 de agosto de 2013 – Martín Viggiano 

 

 

 

 

Comments are disabled

Comments are closed.