/ La República / Mandela, Varela y la comunicación

Mandela, Varela y la comunicación

Vivimos una democracia altamente desarrollada, donde hay lugar para el disenso, la crítica y el debate. Esta realidad, por cierto, es fruto de todo el sistema político y de los distintos actores de la sociedad.

Esto no quiere decir que la creación de la cultura democrática sea perfecta. Por eso vale la pena intercambiar ideas y debatir sobre ella, cuando nos referimos a lo que es la construcción de la agenda política y social de los uruguayos.

Los medios de comunicación tienen (tenemos) derecho a comunicarnos con los uruguayos, de la mejor forma que nos parezca, pero también tenemos derecho como ciudadanos a dar nuestra opinión sobre las conductas de los medios de comunicación.

Desde hace unos años los uruguayos nos hemos ido acostumbrado a que los medios televisivos dejan las mejores cosas de la vida para la parte final de los informativos. Lo malo, lo cruel, la miseria humana, son lo “predilecto” para la apertura de los noticieros, que es el momento de mayor impacto con la sociedad (también son las tapas de algunos diarios).

Hace pocos días en Maldonado hubo una jornada que reivindica a la sociedad con los mejores valores. El martes 6 de agosto, en esa ciudad, con la presencia del intendente, Óscar De los Santos y el Colectivo Ciudadanas y Ciudadanos por el Día Mundial de Mandela, se colocó la placa definitiva que denomina Parque de los Derechos Humanos “Nelson Mandela”, al espacio que se encuentra en la intersección de las calles Cachimbas del Rey y Simón Bolívar de esa ciudad.

El acto contó con la presencia de Juan Raúl Ferreira, presidente de la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo (Inddhh); el ex ministro de Educación y Cultura, profesor Yamandú Fau y el presidente del Consejo de Primaria, maestro Héctor Florit.

La jornada continuó en el salón de actos de la Intendencia de Maldonado con los alumnos del Liceo 15, donde previo a exhibirse el documental “El camino a la libertad”, basado en la autobiografía de Mandela, hablaron el periodista Daniel Feldman y el profesor y director Oscar Destouet, subrayando el significado y valores que encarna la personalidad del dirigente sudafricano.

El maestro Florit identificó, con su intervención, la sensibilidad del pensamiento de José Pedro Varela con el de Mandela: “La mejor tradición de la escuela uruguaya, de la educación pública uruguaya, es construir una identidad común, una imagen común, una república y una democracia cargada de valores, partiendo de lo diverso. Partiendo de reconocernos como distintos, pero con igualdad en nuestra dignidad y en nuestros derechos”.

De inmediato afirmó: “el legado de Mandela no es el triunfo de unos sobre otros, sino el trabajo y el logro de conquistar una democracia de unos con otros. Él pasó de ser un oprimido y un reprimido para ser un constructor de una democracia política y de una república con todos. Y ese es el valor fundante de la educación uruguaya”.

“Creo que por eso -agregó- es inseparable pensar los valores que nos trasmite Nelson Mandela con el sentido último: el sentido constitutivo de esta escuela pública, de este liceo público, muchas veces criticado y nunca -justamente- reivindicado. Creo que en el pensamiento, en el legado, en la mejor tradición de la vida de Nelson Mandela, se entronca la mejor tradición de la educación pública uruguaya”.

De este acto, por cierto, el sistema comunicacional del país estuvo casi ausente. Sería bueno que todos nos autocriticáramos, para poder superar limitaciones y avanzar en un mejor sentido republicano, donde la comunicación es parte sustancial de la democracia. A eso apunta la Ley de Medios.

 

La República, 13 de agosto de 2013
Editorial

 

 

Comments are disabled

Comments are closed.