/ El Observador / FA quitará a Presidencia la fiscalización de medios; quieren que controle el Parlamento

FA quitará a Presidencia la fiscalización de medios; quieren que controle el Parlamento

El gobierno quiso ubicar el nuevo organismo en la OPP, pero en la izquierda se niegan.

En la bancada de legisladores del Frente Amplio (FA) existe consenso para modificar de la ley de servicios de comunicación audiovisual (más conocida como “ley de medios) el capítulo que crea un organismo fiscalizador de los canales de televisión y radios. Según establece la redacción enviada por el Poder Ejecutivo, ese “Consejo de Comunicación Audiovisual” quedaría en la órbita de la Presidencia (dentro de la OPP), lo cual es visto por dirigentes de la coalición de izquierdas como inconveniente. La idea, según surge de las primeras conversaciones formales, es cambiar el articulado para que el futuro organismo de control de aplicación de la ley sea descentralizado y, por lo tanto, debe informar al Parlamento.

El diputado del oficialismo que preside la comisión de Industria de la Cámara de Representantes, Carlos Varela (Asamblea Uruguay), informó el martes de la semana pasada a la bancada de su partido el avance de la discusión del proyecto. Comentó allí la necesidad de introducir ese y otros cambios, y constató la disposición de la mayoría de los sectores a acompañar las modificaciones.

“Así como está establecido hoy, el organismo tiene una vinculación excesivamente directa con el Poder Ejecutivo. Nos parece que debe generarse la mayor independencia posible del Poder Ejecutivo, para dar garantías a todas las partes”, dijo Varela a El Observador.

Según lo que conversó el legislador con representantes del gobierno, existe disposición a aceptar esos cambios. El domingo, en entrevista con La República, el diputado Varela manejó como posible la modificación del proyecto en aspectos “importantes”.

Para el diputado del Movimiento de Participación Popular (MPP), Julio Battistoni, la ubicación institucional del futuro organismo es lo “más claro” a cambiar.

“Buscaremos salvar cualquier tipo de presión por parte del entorno del presidente, y que haya control del Parlamento”, dijo a El Observador el legislador, que también integra la comisión de Industria.

Los diputados recibirán delegaciones para escuchar argumentos hasta la primera semana de setiembre, y comenzarán a votar el extenso articulado del proyecto de ley en la segunda semana del mes próximo. Mientras tanto, ya acordaron encuentros con jerarcas del gobierno para negociar los cambios.

El tercer legislador del FA que integra la comisión de Industria, Felipe Carballo (Compromiso Frenteamplista), admitió a El Observador que se puede cambiar lo referido al organismo de contralor, aunque compartió lo establecido en el proyecto original, donde se exigen dos tercios de votos del Senado para las venias de los integrantes del Consejo de Comunicación Audiovisual.

Si bien los cambios se plantean tras las críticas que recibió el proyecto, se trata solo de uno de los tantos aspectos rechazados. En su globalidad, la bancada respetará la mayoría de las iniciativas del Poder Ejecutivo.

En las amplias atribuciones establecidas en el proyecto de ley del gobierno, el organismo a crearse deberá aplicar sanciones a los medios que incumplan lo establecido en la ley y prevenir y “desalentar” las prácticas monopólicas y oligopólicas.

Ese organismo fue punto de crítica de la mayoría de los actores que se han pronunciado sobre la ley de medios. Las empresas que operan señales de televisión abierta desde hace décadas, por ejemplo, calcularon en millones de dólares las potenciales multas que podrá aplicar ese organismo a medios incumplidores.

Violencia

El diputado Varela planteó también la necesidad de incluir en el proyecto de ley un listado más preciso sobre lo que los medios de comunicación audiovisual no podrán emitir en horario de protección al menor. “Se dice que no se puede emitir violencia explícita, pornografía o truculencia, con lo cual estoy de acuerdo, pero me parece que hay que ser muy específico, porque en ese caso no puede haber ningún nivel de discrecionalidad. Ni del que emite la noticia, ni del que la va a controlar”, comentó a El Observador.

El legislador puso el ejemplo del atentado a las Torres Gemelas en 2001 para establecer lo que se debe emitir, aunque contenga imágenes de violencia. “No se trata de ocultar noticias, sino de ponderar su presentación, como se hace en distintas partes del mundo”, insistió. El proyecto también indica la prohibición a emitir noticias “sesgadas”. Para Varela ello deberá ser quitado porque se trata de un término “muy vago”.

 

Buscan intervenir tanda de canales de cable

Otro de los aspectos discutidos en la comisión de Industria, que analiza el proyecto de ley de medios, refiere a la injerencia sobre la publicidad. El gobierno propuso limitaciones a la pauta, sobre todo lo que incluye a menores de edad. La propuesta de cambio para este caso en el FA apunta a incluir la publicidad en canales extranjeros que llegan por los servicios de televisión para abonados. Tal como está redactado el proyecto de ley del Ejecutivo, las limitaciones alcanzan a los canales de aire, mientras que los extranjeros que vienen por cable están liberados de cumplir con la disposición. Varela dijo a El Observador que regular los contenidos en Internet es casi “imposible”, pero existe una posibilidad de hacerlo con los canales de cable. La fórmula es tomada de la legislación argentina, y consiste en intervenir la tanda de los canales extranjeros para que cumplan con la norma local. De esa forma, quedaría la tanda bajo lo dispuesto en la ley de medios, aunque no los contenidos. “Tal como está elaborada la ley, se le exige a la publicidad generada y emitida en el país condiciones que no se le exigen a las que vienen por cable. Entonces se puede dar la circunstancia que un avisador decida en vez de publicitar con una empresa uruguaya, y en los canales abiertos, y hacerlo en los canales internacionales”, dijo Varela.

 

El Observador, 27 de agosto de 2013

Comments are disabled

Comments are closed.