/ Semanario Voces / TV Digital, el retador; entrevista a Pablo Arriola

TV Digital, el retador; entrevista a Pablo Arriola

PABLO ARRIOLA, de OZ media: No tenemos ningún padrino atrás

Nos enteramos de su existencia cuando “twitteó” que había sido el primer comprador del pliego de condiciones para el llamado de la televisión digital. Inmediatamente nos ganó la curiosidad por saber quién podía estar lo suficientemente loco como para intentar una quijotada tal. Nos encontramos con un emprendedor que tiene la cabeza abierta, mucha experiencia y no tiene miedo de competir con un oligopolio que es un monstruo grande y pisa fuerte.

¿Qué han producido para televisión?

Como nos gusta la televisión, nos planteamos tratar de hacer todos los géneros que podamos hacer. Empezamos haciendo programas que son periodísticos, programas de entretenimientos, varios reality shows: Cambio de vida y Mochileros; de entretenimientos como Jugadas. Hemos hecho programas infantiles de todo tipo: Gladiadores del ring, el Canal de los niños, Laboratorio en casa. Nos gusta hacer de todo. También hemos hecho el programa Historia clínica; de gastronomía hicimos varios, entre ellos, Las cacerolas del Negro y Rutas y Sabores.

¿Qué han hecho recientemente?

Hicimos Anecdotario, conducido por Yamandú Cardozo.

En su Salsa, con Sergio Puglia; Prueba que me amas, con Gaspar y Karina.  Hicimos cosas en la Antártida, un programa con Sara Perrone; en TevéCiudad hicimos Montevideo TV; y Protagonistas, con Aldo Silva en Nuevo Siglo.

Rompieron con la tradición de trabajar para un solo canal.

Sí, eso también nos interesó porque permitía hacer programas diferentes. Los que hacíamos en Canal 10 tenían una impronta que iba con el estilo del canal. En Canal 4 hicimos otra cosa. Así trabajábamos en los diferentes géneros. El canal de los niños nunca lo hubiéramos podido hacer en el Canal 10 o el 4.

Tiene que ver con el tipo de programación que cada canal se plantea. Si solo trabajás con un canal, quedás atado al tipo de trabajo que quiere hacer ese canal y a nosotros nos interesaba poder explorar más cosas. Plantearnos todo el tiempo desafíos.

¿Siempre es el canal el que propone o ustedes también proponen?

Eso es de las dos maneras. En nuestra historia ha sido de las dos maneras. Muchas veces nos dicen que quieren tal género con tal conductor o propuestas que llevamos nosotros. Por ejemplo, Prueba que amas surge de esa instancia. Tiene una historia que tiene que ver con otro momento de quiebre nuestro que ocurrió durante el año 2010. En 2008-2009 veíamos que podíamos seguir creciendo y hacer cosas más complejas; entonces, entendimos que el camino era salir al exterior.

¿Cómo se logra eso?

Ahí vimos que la mejor manera era el desarrollo de propiedad intelectual -que son los formatos, por eso la historia de Cambio de vida tiene que ver con eso. Ese fue nuestro primer acercamiento al mundo del formato y en ese año decidimos presentar un proyecto a la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) para crear dentro de la productora un departamento de Investigación, Desarrollo e Investigación. Un departamento creativo donde el equipo tenía que escribir, desarrollar y demás. Lo que se iba generando iba a alimentar la capacidad de producción de la productora, pero nos iba a dar la generación de propiedad intelectual que era el camino hacia el exterior.

¿Cuánta gente tiene trabajando en eso?

Cuando armamos la estructura inicial  eran cinco personas que estaban solo trabajando para Fábrica de Formatos. Fue la primera que se presentó a la ANII, el primer proyecto audiovisual. Hasta ahora, ni siquiera los canales tienen internamente gente creando.

¿Qué crearon?

Laboratorio en casa (ficción infantil educativa), es de Fábrica de Formatos, al igual que Prueba que me amas. Los programas que hicimos para Sun Channel  de Venezuela, también, al igual que Protagonistas. Ahora estamos haciendo unas cosas para Ceibal que es un programa para Internet llamado Desafío ciencia y también Laboratorio virtual de química. Todos los proyectos a partir de 2010, surgieron de la estructura y desarrollo de Fábrica de Formatos.

¿Vendieron alguno de los formatos?

Los dos formatos que tenemos y se están moviendo son Laboratorio en casa, que ahora se licenció en Portugal y Prueba que me amas.

¿En cuánto se venden?

Depende a quién, si es un canal de aire abierto, si es nacional,  en qué horario, con qué frecuencia, etc. Está bastante estandarizado pero, incluso, depende de qué país sea.

¿Hacés un seguimiento de cómo se lleva adelante el formato que vendés?

Sí, porque lo que vendo es la licencia de uso y hay que controlar. El formato es una franquicia común y corriente.

Es un manual de uso que dice cómo tenés que hacerlo, cómo seleccionar los actores, el guión, la investigación que hay detrás, cómo son los gráficos, la música y ellos lo ponen en práctica. En Portugal lo hicieron con más capítulos. Las adaptaciones son posibles y el dueño de la licencia sigue con el derecho.

¿Por qué nadie más lo desarrolla?

No lo sé. Hay que estar decidido a invertir. Nosotros participamos en el proyecto de ANII que cofinancia una parte, pero no financia el proyecto. En todo este proceso de Fábrica de Formatos, etc. invertimos unos cuantos de cientos de miles de dólares. Hay que estar dispuesto a eso.

Es una decisión que entendemos que no es equivocada porque para adelante va a tener otros frutos.

¿Cuántas de las ideas que surgen de la Fábrica de Formatos terminan siendo realizadas y cuántas de esas terminan siendo exitosas?

Son pocas, porque tiene que ver con la dinámica.

¿El Clúster audiovisual ha contribuido en algo?

Sí, nosotros participamos de las etapas iniciales de la formación del Clúster, que después devino en la creación de la Cámara Audiovisual. Ha sido muy importante porque fue la instancia para crear una formalidad a la relación público-privado a partir de productoras independientes con el Instituto del Cine y con la Oficina de Locaciones. Fue un lugar de encuentro concreto y real.

¿Hay muchas productoras de televisión?

Hay, pero lo que hay más son productoras de publicidad. Hay algunas productoras de publicidad que hacen contenidos (que son las menos), la mayoría son productoras de servicios de producción -de publicidad, de cine-; empresas productoras de cine que no son tantas y empresas productoras de televisión de más de un programa. Empresas que produzcan más de un programa no somos tantas. No llegamos a diez.

¿Cuánta gente labura en Oz media?

Varía en el año, pero tenemos más o menos treinta o cuarenta personas. Nuestra etapa más fuerte empieza desde junio a diciembre. Producimos varios programas anuales como, por ejemplo, Teletón desde que empezó.

¿Tienen alguna filosofía respecto a qué valores no traspasar?

Sí. En el desarrollo se tiene que ser lo más libre y creativo que se pueda. Siempre está la autorregulación. No todo va por el entretenimiento solo. La impronta que utilizamos mucho desde la época de Mochileros es que me tengo que reír con la gente, no de la gente. Nunca me río de la gente.

¿No justificás la transgresión para vender más?

No por sí sola. Los principales exportadores son los ingleses y los más innovadores son los holandeses y los Países Bajos. Los nórdicos están diez años para adelante. Generan programas que, por ejemplo, son un falso reality donde la competencia era la donación de un riñón… ¡salado! Localmente esas cosas nunca las podríamos llegar a hacer. Por ejemplo, hicimos un programa llamado Historia clínica, basado en historias médicas que tenían que ver con la vida y con la muerte. Contamos historias de personas en diferentes situaciones y en el encare de cada uno de esos programas estaba el hasta qué momento nos llegábamos a meter en esa situación. En ese programa, hubo un par de historias de gente que terminó muriendo. Una coincidió con Pablo Estramín, que en ese momento estaba en el hospital de Tacuarembó. Trabajamos mucho sobre cómo hacer y contar ese programa. Incluso, lo hablamos con él.

En los noticieros se veía el tratamiento de la crónica roja donde cada vez se corría un poco más el borde.

Empecé como camarógrafo e hice mucha calle. Conozco directamente lo que son esas situaciones y esas coberturas.

Se va corriendo el límite.

Y después es más y más. La crónica roja en la prensa existe desde toda la vida; televisiva, tiene una historia más reciente que muchas veces se mezcla con lo político y las situaciones de inseguridad. Puedo hacer una historia de crónica roja de algo policial clásico como el Liberaij o puedo hacerla del robo de la parrillada de enfrente. ¿Cuál es el aporte del robo de la parrillada? Se va mezclando lo social-político del momento. A veces hay cosas que no aportan a la sociedad, no aportan a tratar a la inseguridad. Existe, es un dato de la realidad que muchos lo hemos vivido pero no implica que ayude a la mejor seguridad el pasar un robo o un choque.

Once años, treinta personas laburando… ¿alcanza para hacer un canal de televisión?

No, pero tampoco es la idea.

¿Se puede competir contra gigantes que tienen mucha experiencia y mucho dinero?

Es una locura pero entendemos que hay una manera de ser empresarial televisiva que tiene que ver con la histórica y otra, de los medios de comunicación actuales donde cuál es el centro de desarrollo, ¿es producir o es transmitir?

Si sos el broadcast, que la producción la haga otro. Nuestro proyecto plantea eso. No nos vamos a transformar en un canal como el 4, el 10 o el 12. No vamos a tener una estructura de trescientos o cuatrocientos empleados que tienen que ver con una dinámica de empresa que viene de tiempo atrás. Nuestra idea pasa por otro lado.

¿Por dónde?

Tomamos como valor y fuerza conocer el negocio televisivo, tener una idea de lo que queremos hacer y hacia dónde queremos ir. Ese es nuestro objetivo. La idea no es ponernos a producir. Nuestro planteo es generar la industria porque entendemos que ha sido una de las carencias que hay y que la industria televisiva no se ha podido desarrollar más porque no es una industria como tal. Nosotros nos concentramos en llevar adelante un proyecto, armar una programación, entender qué géneros y formatos para qué públicos… trabajar sobre cómo llevarlo adelante. Nos tenemos que centrar en eso y que la ejecución de la producción sea de las empresas productoras independientes. Eso genera industria, tejido industrial, fuentes de trabajo y al final del día va a generar empresas más fuertes que nos van a permitir desarrollar proyectos más complejos más adelante. No duplico la producción, voy a los estudios existentes, los contrato y mañana podemos hacer otro estudio que sume a los que ya existen. Ese es el planteo del modelo que estamos llevando adelante.

¿No es más barato traer enlatados?

Sí, porque cuando se compra afuera se compra una licencia de exhibición. No paga la producción. Acá lo que localmente hacen los canales es pagar la producción. Si le compro a una productora local una licencia, la voy a pagar al mismo precio que se vende cualquier licencia de cualquier programa de afuera. Hay que encontrar qué rédito tiene la producción local. Hay posibilidades de publicidad no tradicional que no puedo hacer con un enlatado. Voy encontrando puntos a favor además de que puedo generar cultura, valores nacionales, etc. Lo de afuera siempre es más barato. Lo de adentro tiene que establecer que sea más beneficioso porque tiene exoneraciones o porque le encuentro otras ventajas.

¿Por qué no se exportan producciones nacionales?

No todas las producciones son exportables.

¿Y la ficción?

La ficción es cara. Por ejemplo, Laboratorio en casa llevó dos meses hacerla. En nuestro caso nos dio doce mil dólares por episodio. En Argentina están como a cuarenta y cinco mil dólares. Invertir en ficción sale más caro si la financio solo con el mercado local. Por lo tanto, tengo que invertir y complementar con fondos o preventa, etc. pero pensándolo no solo financiarlo con el mercado local de publicidad porque no me va a dar. Mi rédito va a tener que ir más allá del mercado local, con lo que pueda hacer con la venta internacional de lata, el formato, la propiedad, los conexos, el merchandising… eso tiene que estar pensado desde el comienzo. La ficción es cara, pero hay que hacerlo porque puede haber una regulación que lo va a exigir y porque es de las cosas que generan industria, crea una cantidad de puestos de trabajos en diferentes cosas. Además, es de las cosas que tienen más potencial a nivel de los mercados internacionales y de conexos.

¿Cuántos canales tolera la sociedad uruguaya?

No sé. En Argentina hay muchísimos canales de cable. La oferta de contenido es mayor. ¿Cuánto puede resistir? No sé.

¿Lo mejor es abrirlo libremente? ¿Muchos canales de mala calidad porque no hay clientes?

Ahí tiene que ver cuál sea la gestión comercial y demás para lograr un equilibrio entre un proyecto viable económicamente y que la programación sea interesante y atractiva para que la gente lo vea y tenga anunciantes. En los medios no se puede dejar de lado a los anunciantes que son el motor de esto.

Hoy el anunciante está dejando de pautar porque hay tandas de quince minutos que no ve nadie.

Nosotros planteamos una estrategia de tratar a la tanda como si fuera un programa más. Tengo que investigar bien cómo funciona y qué dinámica va a tener el público con todo eso porque necesito que la gente no se vaya durante la tanda. Los canales arman su grilla de programas, pero la tanda también la tengo que programar y buscarle otra lógica. Quienes a mi entender más han avanzado en este nivel son los canales cables. Hay tácticas y estrategias de programación de tandas. En programas de éxito se puede poner dos comerciales en la tanda. Eso valoriza el programa porque solo van a entrar dos tandas. Eso es una manera creativa de programar la tanda. Hay que innovar y adaptar. Ese es el planteo porque el anunciante no se puede dejar de lado.

¿Cuánto cuesta poner un canal digital?

Vale según lo rápido que quieras hacer el despliegue.

¿Qué es lo mínimo que se necesita para empezar un canal?

El equipamiento podés resolverlo con trescientos o cuatrocientos mil dólares, lo que más pesa es el presupuesto para producir.

Tu idea es hacer productores independientes que hagan cosas que vos definís.

En algunos casos sí y en otros no, porque haríamos una apertura de qué tipos de propuestas que puedan ir alineadas con el estilo de programación. No como arrendamiento de espacio sino como el lugar donde se genera la idea.

¿Hay posibilidades de competir con los viejos canales?

Sí. Nuestra propuesta plantea una competencia con contra programación. Programar horarios diferentes, no ir a todo lo mismo y complementar con géneros o contenidos que no existan.

¿Tienen un esquema armado?

Tenemos una grilla armada de las dos señales pero la propuesta es por la señal generalista que va por HD y planteamos como novedoso una señal temática de segmento. Planteamos tener diferentes géneros del mismo estilo con el mismo público.

El plazo de la licitación vence ahora.

Sí. Nuestras debilidades frente a los demás canales son que a nosotros nos cuestan más todos los papeleos, las cosas formales… tenemos que convencer a todos que esta idea va a ser buena.

¿Tienen idoneidad moral?

Eso tenemos, pero lo más complejo ha sido completar un plan de afinamiento que sea creíble. Para nosotros no es sencillo porque no tenemos tanto dinero. Es todo un trabajo de arquitectura armar eso. Eso es lo más complejo, lo más sencillo fue desarrollar todo el proyecto artístico y comunicacional. Qué queremos hacer, la ética, el proyecto, etc. No tenemos ningún padrino atrás. Eso es lo más complejo y lo más caro de llevar adelante. Tenemos el dinero para hacer el aval bancario porque somos una promesa pero después, es otra historia…

¿El llamado, tiene un alto nivel de exigencia?

Hay puntos que sí. Es entendible, es un medio de comunicación adónde vas y otras cosas son excesivas.

Está bien… tenés que demostrar quién sos, qué has hecho, qué vas a hacer.

¿Quién los financia?

No tenemos un capitalista atrás. No somos testaferros de González González. Tenemos una buena idea, un buen proyecto y lo que más está costando es encontrarle esa estructura financiera de cómo y de qué manera: con inversión propia o mecanismos financieros de bancos y demás, se va armando la lógica. Tenemos planteado un proyecto que tiene un equilibrio a partir del tercer año.

¿Se trata de una alianza estratégica entre Bla y Oz media?

Claro, es entre los dos.

Va a ser mucho glamour y Prueba que me amas con una “mochila”.

Seguramente nada de eso ni Prueba que me amas ni glamour.

Van a surgir prácticas de oligopolio hasta de pelear por el avisador.

Una de las cosas que nos planteamos es que como ese escenario está, salimos a buscar y tuvimos reuniones con los principales anunciantes y les contamos el proyecto. Sé que eso va a venir y fuimos armando un esquema tratando de contener esa situación el tiempo que se pueda. Es lógico que suceda. El que gana o gana es el anunciante porque va a tener el sartén por el mango. Su inversión va a rendir más. Gana en el poder de negociación. Hoy solo tiene tres opciones.

¿El llamado está planteado para los tres canales existentes y dos más?

Toda esto es por dos canales. Hay más probabilidades que con el 5 de Oro.

¿Ves chances de ganarlo?

Tenemos un proyecto que está redondo, sólido, justificado. Tiene mucho estudio el porqué de cada cosa, cada punto está justificado. El resto no depende de nosotros. Nosotros tenemos que cumplir con todos los papeles formales.

¿Ya los tienen?

Casi. La propuesta está muy buena pero esto tiene solo una valoración técnica y la última es la valoración política.

La idea puede estar linda pero llega a la mesa del presidente de la República y dice que no. A partir del día límite de entrega la suerte está echada. Ya no depende de nosotros.

¿Se harán públicos los proyectos que se presenten?

Sí, se van a subir a la página de URSEC.

¿Estás deseando que llegue el día?

Sí y no.

Los tres canales terminarán presentándose seguramente… ¿Hay cinco más que compraron el pliego?

Más, La Diaria, Océano, VTV, Fasano, una empresa Jolower y nosotros.

Después le van a dar canales a organizaciones sociales…

Por otro carril va la televisión pública y los comunitarios.

Estamos hablando de los dos canales comerciales más que se van a otorgar.

Esto es una locura, ya sé. VTV está compitiendo y es un medio que existe y los otros ya tienen su estructura o la tuvieron (como Fasano). No sé qué va a pasar.

Desde el punto de vista de la sociedad, ¿es bueno que se abra?

Al televidente esto le tendría que favorecer. Digo “tendría” porque la última decisión siempre es una decisión política… le tendría que favorecer porque le daría más diversidad, más lugares para ver otros contenidos. Ese es el elemento principal. Si bien el 60% de los hogares tienen cable, igual la gente ve la televisión abierta. El televidente tendría que ser el principal beneficiario. Es un momento histórico donde el mayor beneficiario es el televidente porque tendrá más opciones. No solo por los comerciales sino porque suponemos que la televisión pública tendría que ser más dinámica de lo que es hoy. Los aportes que pueden venir a partir de lo comunitario… No tengo idea de cuáles son los proyectos que pueden existir y por dónde van a ir. Al televidente se le cuadriplican las opciones.

¿Qué es la televisión para vos?

Nuestro proyecto lo centramos en tres pilares: informar, entretener y educar. La televisión tiene que ser la unión de esas tres cosas en mayor o menor medida. Educar, no en la educación de la escuela sino por otro lado. Tiene que estar presente en los contenidos y los géneros. Por ejemplo, el caso de History Channel, que empezó siendo un canal de documentales y hoy no pasa casi los clásicos documentales. Tiene muchos programas con restauradores, investigadores de la historia. Encontrar a partir de géneros como puede ser el docu-reality; que la gente aprenda o conozca sobre algo a partir de otra manera de presentarlo.

¿Cuál es tu canal favorito?

Veo todo, soy un teleadicto y siempre lo fui desde que vivía en Rocha y tenía un solo canal. En casa tengo Direct TV, tengo un cable, tengo aparatos para conectar a Internet.

La televisión como medio me gusta y veo todo lo que puedo. Un programa que veo en TV española es del defensor del televidente. Hay que ver mucha cosa.

Cuando voy a cualquier país de viaje siempre miro la tele.

¿Algún canal malo a nivel mundial?

De todo, varios. Hay cosas que me parecen brillantes en BBC, el Channel Four, que es más innovador, y en la televisión española hay cosas a nivel de programación muy interesantes… el vasco. No tengo un modelo de canal a seguir. Me gusta sacar cosas de las que me parecen interesantes. Voy tomando notas para aplicarlas en algún momento. Por ejemplo, ahora los colombianos han hecho la inclusión de temas de ellos. A partir de La reina del sur y una serie de historias que salieron de la novela clásica más rosa y entraron a temas de la historia, de la sociedad como la serie de Pablo Escobar. Es un camino muy interesante. Hoy Colombia es una potencia mundial de televisión. Dieron un salto y están en el mercado grande de la televisión. Han hecho un giro, tomaron la ficción como bandera. A quién se le hubiera ocurrido hacer una historia novelada de un narcotraficante. Los tipos han tenido un salto en jugarse y cambiar. Son decisiones que están buenas. En Uruguay se pueden llegar a encontrar cuáles son las cosas que marcan la característica de un país. El diferencial que puede tener para separarse y entrar a caminar por ese lado.

Acá se está haciendo cine mucho mejor que antes.

Sí, hay más recursos. La evolución del cine tiene que ver con la evolución de los recursos que se vuelcan al cine.

La existencia del Instituto del Cine, la existencia de una ley con un fondo hace que el cine sea cada día mejor, más complejo en su realización.

¿Qué programas de televisión mira tu hija?

Varios. A Juana le marcamos qué ver. Hasta cierto tiempo no veía nada de tele, después empezó a ver contenidos y se los elegimos. Lo bueno de hoy es que hay canales temáticos infantiles que tienen contenidos que están muy buenos. Va en uno el elegir, le dirigimos bastante qué cosas mirar. Ha ido evolucionando en lo que ve como cualquier niño.

Los informativos uruguayos, ¿no son demasiado largos?

Son largos. La mayoría son de media hora o cuarenta minutos. Tiene que ver con otras cosas y no solo con las noticias.

¿Los programas periodísticos en horarios más tempranos?

Sí, seguro. No me gusta tanto el periodístico de mesa. Me gusta el que va más allá de eso. En el programa Protagonistas salimos a la calle a entrevistar a la gente en otros lugares y no dentro de una escenografía. No sé si salió mucho más caro y le da otra cosa al programa. Veo y consumo los periodísticos pero que no sea solo lo de la mesa. Estaría bueno que hubiera más debates. Lo bueno es tener un poco de todo, que exista un programa de mesa, de entrevistas clásico y que existan también otras cosas. Hablar de los mismos temas pero en vez de citar al ministro o a la oposición puedo investigar más en el campo a partir de un informe o de un género televisivo como el docu-reality que junta el documental con la realidad. El documental y el reality show. Se plantea a partir de personajes o el conductor sale a buscar cosas. Se trata de un programa periodístico más actual porque se engancha más con el lenguaje que el televidente puede entender.

Hay un programa español que se llama 21 días donde el conductor vive 21 días con un tema (en altamar, con los indios, en la calle, etc.). De esta manera, tiene una vivencia importante sobre el tema. A veces son más costosos y otras no, pero son más atractivos.

PERFIL:

Nació en Rocha hace treinta y nueve años. Se vino a Montevideo a los diecisiete a trabajar en televisión. Ha sido realizador, camarógrafo, editor y trabajó en Canal 10 casi diez años. Se casó con Soledad Garcia en el año 2000 y se fueron a vivir a México por un año. Volvieron a Uruguay y fundaron la productora. Tiene una hija de cuatro años y mellizos en camino. No le interesa el fútbol. Miembro de  Emmy Academy (The International Academy of Television Arts & Sciences). Fue  Presidente de la Cámara Audiovisual del Uruguay (2008-2010) y Director del festival de cine La Pedrera Short Film Festival. Asimismo, es Diplomado en Gestión de Negocios Audiovisuales en la Universidad de Montevideo.

OZ media

OZ media es una empresa nacida en 2002 para desarrollar contenidos y brindar servicios de producción audiovisual. Sus fundadores son Pablo Arriola y Soledad García. Actualmente, posee dos unidades de negocio principales: OZ media (casa productora) y Fábrica de Formatos, departamento de I+D+i creativo para el desarrollo de los formatos.

OZ media es la única productora independiente del país que trabaja para distintos canales de televisión abierta y por cable (Canal 4, Canal 10, TNU, TevéCiudad y NSTV). En 2011, OZ media produjo más de setecientas treinta horas de producción nacional al aire, situándose como la productora con más horas producidas y emitidas, únicamente superada por los broadcasters. 

Además, OZ media mantiene una continua exposición a benchmarking, tendencias y comercialización en los principales mercados audiovisuales regionales e internacionales (Forum Brasil, Sile, MIPTV, MIPFORMATS, MIPCOM, NATPE).

Actualmente, OZ media es la única empresa latinoamericana asociada a FRAPA, agencia internacional para el registro y protección de formatos. Simultáneamente, es el único miembro uruguayo de la International Academy of Television, Arts & Sciences.

Durante el período 2008-2010, OZ media presidió la Cámara Audiovisual del Uruguay, que reúne a productoras de cine, televisión y publicidad, proveedores y otros actores.

Ha profundizado las actividades de exportación, dirigidas hacia clientes altamente sofisticados en las áreas de tecnología educativa (Ecuador), servicios de producción para TV (Discovery Channel, FOX Latinoamérica, Film & Arts), así como desarrollo de propiedad intelectual (Fábrica de Formatos) y producción original (Sun Channel, Venezuela). Asimismo, OZ media ha desarrollado vínculos comerciales con distribuidores, productores y señales de diversos territorios, entre los que se cuentan Argentina, Brasil, Canadá, Chile, China, Colombia, Costa Rica, Dinamarca, España, Estados Unidos, Francia, Holanda, Israel, Italia, Kenia, México, Polonia, Portugal, Rusia, Suecia, Sudáfrica, Turquía y Ucrania.

Formatos:

OZ media ha producido formatos, dirigidos al mercado doméstico, en los más variados géneros televisivos: shows de realidad, entretenimiento, infantiles, documentales, periodísticos, entre otros. 

Particularmente, esta línea de trabajo se profundizó notablemente a partir de la creación de la unidad de I+D+i denominada Fábrica de Formatos, que contó con el apoyo de ANII (PR_PPI_2009_5025) en sus dos primeros años de vida (desde el 2010 al 2012).

Fábrica de Formatos es la única experiencia en Uruguay de una unidad de negocios dedicada al desarrollo de formatos para televisión y nuevas plataformas, que asume el compromiso de crear productos de alta calidad con creatividad, flexibilidad y eficiencia. Su equipo multidisciplinario está conformado por profesionales de la comunicación, creatividad, psicopedagogos, economistas y asesores especializados según el formato que se esté desarrollando.

Al día de hoy, OZ media a través de Fábrica de Formatos, ha registrado en FRAPA (Asociación para Reconocimiento y Protección de Formatos, con sede en Alemania) más de 50 formatos originales. Más aún, desde la puesta en funcionamiento de este spin-off todos los productos que OZ media ha producido fueron desarrollados creativamente por Fábrica de Formatos.

Desde su puesta en funcionamiento es el proveedor de todos los formatos que OZ media produce para medios locales o del exterior. Actualmente, los formatos de Fábrica de Formatos son distribuidos por Armoza Formats (Prueba que me amas), Frecuencia Latina International (Prueba que me amas) y Ohm:TV (Laboratorio en casa, Canadá, España, Holanda, Sudáfrica), así como por OZ media. Adicionalmente, Fábrica de Formatos mantiene a la fecha un acuerdo de colaboración estratégica con el Clúster A (conglomerado de empresas audiovisuales de Andalucía), un acuerdo de representación de una selección de productos para España con el productor Ignacio Beneyto (ex Director de Producción en Telefónica Servicios Audiovisuales).

Esta unidad de negocios se ha validado, avanzando en la comercialización de Propiedad Intelectual en Argentina, Colombia, Estados Unidos, España, Portugal, Venezuela, México y Uruguay.

TELETÓN, UNICEF Y MÁS

Ha producido documentales sobre la discapacidad y la realidad de los niños uruguayos para las transmisiones de TV de Fundación Teletón, UNICEF Uruguay y Aldeas Infantiles SOS. Desde sus inicios OZ media se ha dedicado a la producción general y realización de diferentes transmisiones especiales para los diferentes canales o para instituciones. Desde el primer año (2003) produce para Fundación Teletón el programa de recaudación de fondos anual llamado Teletón. Esta transmisión en cadena nacional reúne a los canales de alcance nacional, a los del interior y los de cable de todo el país, además de radios y sitios en Internet. En esta instancia todos los Canales trabajan bajo la coordinación del equipo de OZ media durante la producción del programa de veinticinco horas en vivo desde diferentes puntos de Montevideo y el interior del país.

Durante 4 años consecutivos produjo para UNICEF Uruguay su programa de recaudación y comunicación: “UNICEF, Todos por los Niños Uruguayos”. Una transmisión de TV de seis horas de duración en vivo. 

Con motivo de los 50 años de Aldeas Infantiles SOS en Uruguay, OZ media llevó a cabo la producción integral de una semana de información y recaudación que culminó con una transmisión en vivo a través de Monte Carlo TV. 

Entre 2009 y 2011 desarrolla y co produce con Televisión Nacional de Uruguay el programa especial para el día del niño: “El Canal de los Niños”. Una transmisión de trece horas que tiene como eje central una programación conducida y realizada por los niños para todo el público.

Además, en 2008 y 2009 realizó y produjo la entrega de premios “Desachate” que organiza el Círculo Uruguayo de la Publicidad que se emitió por Canal 10. 

 

Semanario Voces, 11 de julio de 2013 – Jorge Lauro / Alfredo García
Fotos: Rodrigo López

 

 

Comments are disabled

Comments are closed.