/ El Observador / Según canales, 17 artículos de la ley de medios violan derechos

Según canales, 17 artículos de la ley de medios violan derechos

Señalan que se atenta contra las libertades de expresión y de trabajo.

Los canales privados insisten en que la ley de medios enviada al Parlamento por el Poder Ejecutivo viola derechos humanos fundamentales (como la libertad de expresión e información, libertad de trabajo y empresa e igualdad ante la ley).

Según un informe elaborado por los canales y que expusieron el miércoles en el Parlamento, las empresas privadas señalan que se viola la libertad de expresión en 17 artículos del proyecto.

Entre esos señalan en el documento el artículo 31, sobre horario de protección al menor.
También consideran que con las limitaciones a la publicidad se atenta contra la libertad: el artículo 32 prohíbe entre otras cosas la emisión de publicidad no tradicional en los programas infantiles. A ello se suman “las exigencias sobre señales y producción nacional en base a criterios imprecisos, intrincados y subjetivos”.

Asimismo cuestionan los artículos que determinan que al menos el 60% de la programación total emitida por cada servicio deberá ser de producción o coproducción nacional, sin contar la publicidad, que las radios deban emitir 30% de música nacional, y que los servicios de televisión para abonados deban incluir como mínimo una señal de producción local propia en su paquete básico (artículos 51).

“El porcentaje de producción nacional que se exige, que llega al 60% en el caso de la televisión abierta y también de las señales propias de los cables (que responden a otra realidad comercial, sin publicidad, por lo que serán totalmente inviables a partir de esta exigencia), así como al 30% en el caso de las radios, no solo supone una afectación a la libertad de programación y de empresa, sino que condiciona eventualmente la calidad de los servicios que tienen derecho a exigir los espectadores y determina un subsidio que las empresas privadas soportarán indebidamente”, afirman los canales en el documento.
Por otra parte, las empresas de televisión aseguraron que se viola la libertad e independencia de los medios por medio de “múltiples y excesivas obligaciones”.

En concreto en el artículo 86, se impone a los servicios de televisión para abonados “habilitar gratuitamente mecanismos cifrados de acceso para posibilitar el control parental de todas las señales internacionales, lo que obliga indirectamente a la digitalización de todos los cables a partir de una inversión millonaria en dólares”.

Otra violación a la libertad de empresa, a juicio de los operadores, está en que las empresas privadas deberán permitir el uso gratuito de hasta 15 minutos para realizar campañas de bien público y brindar espacios gratuitos para publicidad electoral (artículos 87 y 134), así como deben limitar la tanda a 15 minutos y tamaño de sobreimpresos (artículo 131).

Por último, sostienen que se viola la libertad con la creación de la figura del ombudsman de los Servicios de Comunicación Audiovisual (artículo 74) y con la imposición de la “autorregulación ética”.

El artículo 140 señala que “los titulares de servicios de comunicación audiovisual, en forma individual o colectiva, deben designar un defensor de la audiencia, quien tendrá la responsabilidad de recibir y de responder las comunicaciones que remita el público con relación al cumplimiento del código de ética respectivo”. Este deberá informar y hacer un informe anual de carácter público que será debidamente publicitado al ombudsman.

Contra “monopolio” de ANTEL

El pliego de bases y condiciones del llamado para otorgar señales de televisión digital establece que las empresas que no tengan los equipos necesarios para emitir en las señales digitales en disputa, deberán establecer con qué proveedor trabajarán. Y tienen dos opciones: Televisión Nacional (canal 5) y ANTEL. El informe de los canales privados considera que la ley “asegura el monopolio de ANTEL en la infraestructura básica de banda ancha fija”. Agrega que se consolida “la enorme hegemonía que hasta ahora se le había permitido a ANTEL”.

 

El Observador, 19 de julio de 2013

 

 

 

Comments are disabled

Comments are closed.