/ La República / Ley de Medios o miedo a la ley

Ley de Medios o miedo a la ley

Casualmente se dio a conocer una encuesta en la que, aparentemente, la población encuestada confiaría más en los medios de prensa que en el Parlamento y en los partidos.

El tema es muy importante justamente cuando se está estudiando la Ley de Medios. Parecería según esa encuesta que los que encuestaron creen más en tres familias que son permisarias desde hace más de 50 años de las ondas por las cuales se emiten los canales de televisión que en los gobernantes que los ciudadanos mismos eligen cada cinco años.

Los partidos políticos, los políticos, son instituciones y ciudadanos visibles, cuya actividad pública es conocida por todo aquel que se interese. Errores y aciertos están a la vista. Están expuestos a responsabilidades públicas en el desempeño de sus funciones y en cada elección tienen que someterse a la decisión del soberano.

¿Conocemos los ciudadanos a los dueños de los medios de difusión? ¿Sabemos quiénes son, desde cuándo están, cómo piensan, cómo actuan, cuáles son sus ingresos? ¿No son demasiado importantes los medios de comunicación como para que

la ciudadanía no pueda tener control sobre lo que hacen y dejan de hacer? ¿Por qué hay miedo en algunos sectores cuando en el resto de la sociedad se acepta que todos los ciudadanos debamos aceptar derechos y obligaciones en nuestras distintas actividades?

Durante décadas, al abrigo de la “libertad” se hizo cualquier cosa en la distribución de radios, por ejemplo. Y hasta después de la dictadura se utilizó ese poder en forma discrecional para premiar a amigos y correligionarios. Somos en el mundo, junto con EEUU, los que más emisoras de radio tenemos en relación a la población. Lo mismo pasaba con las emisoras del Sodre, radios y canal. Se los tenía sumidos en la indigencia, otorgando gran parte de sus espacios a amigotes y correligionarios para “no molestar “ a los privados y así asegurarse el apoyo publicitario de estos.

Todo eso no debe volver a pasar, por ejemplo.

 

La República, 28 de julio de 2013 – Jorge Pasculli

 

 

 

 

Comments are disabled

Comments are closed.