/ todo / Kreimerman y referentes de TV y publicidad intercambiaron sobre proyecto de ley de Servicios de Comunicación Audiovisual

Kreimerman y referentes de TV y publicidad intercambiaron sobre proyecto de ley de Servicios de Comunicación Audiovisual

Un panel sobre la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (SCA) se realizó ayer, organizado por Asamblea Uruguay en su sede. Presentado por el vicepresidente de la República, Danilo Astori, en él expusieron el ministro de Industria, Energía y Minería, Roberto Kreimerman; el asesor en temas de comunicación de la Presidencia de la República, Gustavo Gómez; el presidente de la Asociación Nacional de Broadcasters Uruguayos (Andebu), Rafael Inchausti; y la integrante del directorio de alternos y expresidenta de la Asociación Uruguaya de Agencias de Publicidad (Audap), Patricia Lussich.

En su alocución, Kreimerman dijo que la estrategia productiva nacional vinculada a las telecomunicaciones en este período de Gobierno ha reforzado tres elementos fundamentales: inversiones que hoy superan los 2.000 millones de dólares; la creación de un sistema nacional con fuerte impulso a la producción, la calificación de la mano de obra y el desarrollo de “empresas que dan valor y trabajo a los uruguayos”; y el desarrollo humano y social, para el que resultan claves los cambios normativos que “constituyan un sistema armónico que soporte el desarrollo social y económico del país”. Dentro de estos cambios normativos se encuentra el proyecto de ley de SCA, con el que, consideró el secretario de Estado, se avanzará hacia “una sociedad más democrática y pluralista”.

De acuerdo a Kreimerman, los 183 artículos de la ley tienen “tres fortalezas fundamentales”. La primera es la consolidación de la “transparencia para otorgar autorizaciones y licencias, y el hecho de otorgar plazos y contraprestaciones”. “Es un avance acorde a la legislación de los distintos países del mundo y las recomendaciones de los organismos internacionales”, dijo el jerarca.

La segunda fortaleza es el apuntalamiento de “una nueva institucionalidad”, algo por lo que el país ya es reconocido en el exterior. “Esta ley es garantista”, afirmó Kreimerman. La tercera fortaleza de la ley destacada por Kreimerman es la promoción de contenidos audiovisuales. De este modo se busca potenciar “que una industria que ya es interesante y bastante potente pueda seguir creciendo”. “Uruguay está insertándose con mayor valor agregado en ese mundo que cambia estructuralmente”, comentó el jerarca al respecto.

Por su parte, Inchausti dijo que en Uruguay existe un marco de libertad que puede ejercerse gracias a un contexto de “respeto y democracia”. Si bien compartió que se consagren  mecanismos de asignación de los medios de comunicación, dijo que considera que las autorizaciones deberían continuar regidas por la ley 16.099 (conocida como Ley de Prensa).

Por otra parte, sostuvo que el proyecto de ley vulnera algunas disposiciones de la Constitución, como derechos fundamentales garantizados en su artículo 7 (seguridad jurídica, trabajo, propiedad y libertad). Discrepó, además, con la estructura institucional que se promueve con la ley. Dijo que en ella se solapan numerosos organismos de control y que las conductas se evaluarán con base en definiciones “vagas”, lo que “podría generar un marco intimidatorio y autocensura”.

Asimismo, indicó que el articulado “debilita” a los medios de comunicación uruguayos frente a propuestas que provienen de otras partes del mundo, como la televisión para abonados, los receptores satelitales e Internet. Inchausti finalizó afirmando que el debate “será respetuoso” y que reconoce al Gobierno “respeto y tolerancia hacia las actividades de los medios de comunicación”.

El asesor Gustavo Gómez manifestó su preocupación por el hecho de que “surgen, sin fundamentos, y tal vez por desconocimiento, críticas respecto a que la ley atenta contra la libertad de expresión”. Negó que se trate de una ley con “excesiva e indiscriminada regulación” o que se haya elaborado a través de un proceso inconsulto. Por el contrario, recordó que se contó con el aporte de representantes de todos los sectores para su redacción.

Dijo que solo cinco artículos se refieren a los contenidos de los medios. Cuatro de ellos están centrados en la protección de la niñez y la adolescencia, y un quinto a impedir la discriminación y el racismo. Por otro lado, Gómez dijo que la ley está inspirada en normativas de Chile, Estados Unidos o, en el caso de lo referente a la publicidad, los países nórdicos. Agregó que el modelo de la ley es el de la corregulación (coexistencia de autorregulación y regulación mínima y necesaria), algo en lo que todos los sectores consultados en su elaboración coincidieron.

“Hay que dar máximas garantías para que cualquier gobierno que quisiera manejar de una manera espuria estos mecanismos no tenga la más mínima posibilidad”, añadió Gómez. Vinculado a esto, consideró que el proyecto de ley es mejorable en cuanto a que el organismo regulador -el Consejo de Comunicación Audiovisual- tenga una “máxima independencia respecto al poder político”.

La expresidenta de Audap, Patricia Lussich, habló a artículo personal. Dijo que el sector publicitario es el único que cuenta con un código de ética y autorregulación, rubricado por las agencias de publicidad y la Cámara de Anunciantes. Añadió que no han recibido denuncias en lo referente a los derechos de niños y adolescentes, por lo que no existen problemas que sí hay en el exterior. “Se está importando un problema y una solución”, expresó, en referencia a la inspiración en modelos de otros países, como los nórdicos, para elaborar los artículos de la ley referidos a la publicidad. “La mejor autorregulación es la que tenemos”, añadió.

Lussich dijo que algunos artículos de esta norma harán que las inversiones continúen en fuga hacia otros países que no están regulados. Agregó que la ley de SCA solo regula la TV abierta, cuando los niños y adolescentes uruguayos pasan “más del 60%” de su tiempo frente a Internet y la televisión para abonados. Esto ocasionará “inequidades”, afirmó.

La expresidenta de Audap manifestó su preocupación por que los contenidos de la publicidad pasen por un comité u “otros controles”, ya que –dijo- está en juego la libertad de expresión comercial. En su opinión, cualquier producto que, según el Estado, puede ser comercializado, también puede ser publicitado.

El vicepresidente y líder de Asamblea Uruguay, Danilo Astori, habló sobre  las transformaciones tecnológicas en el sector de las telecomunicaciones y dijo que a nivel mundial en este terreno se verifica un “formidable ritmo de cambio”. “No creo que haya mayor velocidad de cambio tecnológico que el que se está dando en este sector”, afirmó.

Astori destacó que el panel de este martes es “parte de un ciclo para el conocimiento de temas nacionales que están en la agenda” y, en el caso de la ley de medios en particular, planteó la necesidad de contemplar la “parte de razón que cada uno puede tener al respecto”.

El jerarca recordó que el acceso a los medios de comunicación plantea el problema de la equidad y convivencia democrática, y sostuvo que el proyecto es una “propuesta de transformación estructural e innovadora para la sociedad uruguaya”. En este sentido, destacó la vocación de transparencia de un país democrático como Uruguay. 

Acceda a la exposición completa de cada uno de los participantes del panel

 

MIEM, 24 de julio de 2013

 

 

Comments are disabled

Comments are closed.