/ todo / El camino del medio

El camino del medio

El asesor presidencial en comunicación, Gustavo Gómez, admitió que en el proyecto de ley de medios se debe “mejorar” la integración del organismo regulador que se prevé crear, de forma de garantizar “la máxima independencia respecto al poder Político”.

“Me peleo con el que se me cruce por delante”, dijo Patricia Lussich cuando terminó de defender la capacidad de autorregulación de los publicistas en su argumentación en contra de la ley de medios. Así cerró un debate organizado por el Frente Líber Seregni este martes en la sede de Asamblea Uruguay, donde tenía de aliado al presidente de la Asociación Nacional de Broadcasters del Uruguay (Andebu), Rafael Inchausti.

En el bando oficial se ubicaron el ministro de Industria, Roberto Kreimerman, y el asesor presidencial en comunicaciones, Gustavo Gómez, que fue quien se mostró más ofendido por las duras críticas que ha recibido el proyecto del gobierno, pero admitió que debe “mejorar” el organismo regulador que prevé crear el gobierno, de forma de asegurar la máxima independencia respecto al poder político.

Esa fue la única crítica que el gobierno pareció estar dispuesto a admitir, después de escuchar una andanada de acusaciones por parte de Inchausti, entre las que mencionó que el organismo de control tendrá una fuerte vigilancia sobre la titularidad, el funcionamiento, los contenidos y la contabilidad de las empresas.

Pero ante el argumento de Inchausti de que el proyecto no cumple con normas internacionales, Gómez hizo una fuerte defensa y planteó que la ley sea sometida al análisis de la Unesco y Unicef, así como de las relatorías de la ONU y de la OEA.

Y además, desafió a Inchausti a que el proyecto sea debatido en televisión en horario central.

Tras una presentación hecha por Kreimerman, en que defendió las garantías que a su juicio otorga el texto, Inchausti enumeró otras quejas: que lesiona en la regulación de la titularidad de las señales; que vulnera los derechos constitucionales a la libertad, propiedad, trabajo y seguridad jurídica; que debilita a los medios de Uruguay frente a los extrajeros que ingrasn por cable o por internet; que las sanciones previstas son exageradas; y que existe la posibilidad de que haya una doble censura sobre los titulares de los medios y sobre los comunicadores.

Gómez sostuvo que el proyecto ha sido critidado “sin fundamento y con desconocimiento”, al tiempo que protestó que se haya dicho que es una “regulación excesiva”, una “ley mordaza” y además “inconsulta”.

“Todo esto que se dice no es cierto”, enfatizó, al tiempo que lo atribuyó a que los críticos “no leyeron o hay mala intención o hay confusión”.

Remarcó que dólo cinco artículos pueden suponer una potencial censura, que cuatro de ellos refieren a la protección de los menores y uno a impedir el racismo.

Admitió que se trata de una “ley ultrarreglamentarista” y que “esa es la garantía”.

Lussich, por su parte, sostuvo que la mejor autorregulación de la publicidad es la que las agencias se impusieron hace tres años. Agregó que “el mejor censor es el televidente” y recordó que “la mayoría evita la publicidad”.

Además, advirtió que se va a perjudicar a los anunciantes y que se afectará la “libertad de expresión comercial”.

 

Montevideo Portal, 24 de julio de 2013

 

 

 

Comments are disabled

Comments are closed.