/ todo / ANDEBU define de autoritario al proyecto de Ley de comunicación audiovisual

ANDEBU define de autoritario al proyecto de Ley de comunicación audiovisual

El presidente de ANDEBU, Rafael Inchausti, cuestionó el proyecto de Ley del Ejecutivo, sobre servicios de comunicación audiovisual, porque considera que crea un “marco regulatorio intromisivo, dirigista y de sesgo autoritario”, pero aclaró que el gobierno es respetuoso de la actividad de los medios.

 Una numerosa delegación de ANDEBU, encabezada por su presidente, Rafael Inchausti, explicó ante el Parlamento, su postura sobre el proyecto de Ley del gobierno sobre regulación de los servicios de comunicación.

En ese marco, Inchausti dijo que la iniciativa del Ejecutivo  “introduce una regulación profusa, que se entromete bastante con la actividad de los medios de comunicación”.

“Esta iniciativa parecería percibir a los medios de comunicación como una amenaza social o como un peligro para la población, por lo cual sería necesario proteger a los habitantes del país de su actividad, a través de la implementación de numerosas medidas restritctivas para el desarrollo de su función y tutelares de la población”, cuestionó.

El jerarca de ANDEBU sostuvo que “parecería que, a criterio de los redactores de este proyecto, los habitantes de nuestro país no estarían calificados para realizar un consumo adecuado de los medios de comunicación y necesitarían la tutela de organismos estatales que le señalen cuáles son los contenidos convenientes o inconvenientes y cuáles son las formas en que deben hacer uso de los medios”.

“Además, realiza una interferencia intensa en sus contenidos. Es decir, indica quiénes pueden ser los proveedores de los contenidos, establece normas de conducta para los medios de radiodifusión y servicios de comunicación audiovisual en general, por las cuales deberían guiarse”, criticó Inchausti.

En tal sentido, dijo que todo ello “comprueba una verdadera inversión del principio de libertad, establecido en el artículo 10 de la Constitución de la República”.

Cuestionó que “se crea un marco regulatorio que es intromisivo, dirigista y que, inclusive, tiene sesgo autoritario, ya que establece múltiples organismos de control en todos los aspectos y funciones de los medios, cada uno de esos organismos facultados hasta para imponer sanciones de distinto calibre, que pueden ser tan importantes como multas equivalentes a 1,5 millones de dólares, la suspensión de transmisiones hasta por noventa días, la confiscación de los equipos de transmisión o la pérdida de la autorización”.

Agregó que con ello “se crea un sistema intimidatorio hacia la actividad de los medios de comunicación. La censura no solamente puede provenir de impedimentos o limitaciones ejercidos por los Estados, grupos económicos o delictivos, sino también de la implementación de un marco que genere inseguridad”.

Asimismo, “hay importantes limitaciones a los derechos humanos consagrados y  reconocidos  en el artículo 7º de la Constitución, a la vida, el honor, la libertad, la seguridad, el trabajo y la propiedad”.

Respetuoso

De todas maneras Inchausti aclaró que las críticas “no quieren decir que el gobierno pretenda utilizar este instrumento para controlar o someter a los medios de comunicación para evitar que ejerzan su actividad en forma libre e independiente, sino todo contrario”.

“Hemos reconocido públicamente que los gobiernos democráticos que han gobernado nuestro país en los últimos veinticinco años, especialmente el actual, han sido muy respetuosos con la actividad de los medios de comunicación”, añadió.

Pero advirtió que el proyecto “daría herramientas a los futuros gobiernos que no fueran tan respetuosos y responsables con el funcionamiento de los medios de comunicación para ejercer un control prácticamente policial sobre los medios nacionales”.

 

LaRed21, 20 de julio de 2013

 

 

Comments are disabled

Comments are closed.