/ todo / Ley de medios le da al gobierno poder absoluto sobre los contenidos

Ley de medios le da al gobierno poder absoluto sobre los contenidos

El Poder Ejecutivo remitió recientemente al Parlamento su anunciado proyecto de Ley de Medios, el que está a consideración  de la Cámara baja. Esta iniciativa, que ya adelantamos, no nos parece buena, pretende intervenir en los contenidos de los programas de radio y televisión.

Tal como lo dijimos en una conferencia organizada por el semanario Opinar, seguimos pensando que el Uruguay es un país donde rige una total libertad de expresión del pensamiento. Aunque creo que hay algunas cosas para mejorar, sin dudas estamos viviendo en una nación donde esa libertad la sentimos todos los días. Hasta ahora nunca hemos sido censurados por emitir nuestras opiniones, por hablar en la prensa, por decir lo que pensamos. Eso, hasta acá es verdad. Ahora, con la aprobación de este proyecto de ley eso puede cambiar. Esta ley, estamos seguros, va a marcar los próximos años del Uruguay y seguramente nos dará la pauta sobre si seguiremos viviendo en un país del que todos los partidos estamos orgullosos por su absoluta libertad de expresión.

Debemos recordar también, que este debate que se da hoy en Uruguay se ha estado dando en la región, en particular en países que se han transformado en expertos en perseguir a quienes no piensan como quienes ostentan el poder. Me refiero específicamente a los casos de Venezuela y Ecuador, pero también a un ejemplo mucho más cercano –y que por tanto nos duele mucho más-, como es nuestra hermana República Argentina.

Quiero reiterar lo que dije en el seminario de Opinar y es que, pese a las diferencias notorias, hemos coincidido en más de una oportunidad con el presidente José Mujica. Es en el caso de la libertad de expresión y recuerdo que en este sentido el primer mandatario le dijo a la revista brasileña Veja que para él la mejor ley de medios “es la que no existe”, concepto que reiteró tiempo después ante la prensa nacional, precisando que si le presentaban un proyecto en este sentido lo tiraba a la papelera. Y la verdad que nos sentimos identificados con el presidente. Pero en seguida nos asaltó la duda: ¿este es el verdadero sentir de Mujica o, como es costumbre en él, dice una cosa pero en seguida piensa y hace otra? Porque este proyecto de ley, confuso, es la negación de todo eso. La iniciativa presentada consta de 183 artículos es densa, pesada, pretende transmitir un sentido garantista y liberal pero en su texto desmiente estas afirmaciones ya que le da al gobierno atribuciones para que haga lo que le parezca.

La iniciativa dice que los contenidos de los programas de televisión no pueden ser discriminatorios, excesivamente violentos o degradantes. Para vigilar que esa pretensión se cumpla la ley establece la creación de un organismo, la “Chasca”, que estará integrado por cinco miembros, tres de ellos designados por el Poder Ejecutivo con venia parlamentaria, uno designado por el Ministerio de Industria y el restante por el Ministerio de Educación y Cultura. O sea, cinco personas que responden al gobierno y a ellas se les confiere la enorme responsabilidad de determinar que es discriminatorio, que es ofensivo, que es violento. ¿En base a qué criterios? No lo sabemos. Lo que sabemos es que ellos son los que pueden decirle a un medio “mirá ese programa es demasiado violento” y entonces deberá levantarlo o de lo contrario será sancionado.

Es peligroso, sin duda. Nos deja la sensación de que el Uruguay dejará de ser ese país del cual estamos orgullosos por su alto nivel de libertad dce expresión.

Se controlará todo, al detalle. Porque el corazón de la ley son los contenidos y eso es lo que dejará mal herida a la libertad de expresión en el país. Por eso es que entendemos que este proyecto es malo y no debe ser aprobado tal como vino del Poder Ejecutivo.

 

Montevideo Portal, 22 de junio de 2013 – José Amorín

Comments are disabled

Comments are closed.