/ Brecha / Juego fuerte

Juego fuerte

Tevé digital: si el 4, el 10 y el 12 no se presentan, aseguran que asignarán espacio a otros operadores

Los tres grandes de la televisión de un lado, y el empresario argentino Gustavo Yocca del otro, hicieron una dura presión sobre el gobierno para frustrar el llamado a interesados en conseguir la autorización para emitir en televisión digital. El Poder Ejecutivo sigue decidido a avanzar y ha pasado un mensaje claro: “Si los actuales operadores no se presentan, se asigna el canal reservado a otro postulante”.

A menos de un mes del cierre del plazo para presentar las propuestas, dos actores inesperados (el pit-cnt y el empresario argentino Gustavo Yocca) dispararon con munición gruesa contra el proceso, al tiempo que los canales privados continúan intrigando respecto a un posible boicot a la transición de la televisión analógica a la digital.
El martes 18 el ministro de Industria, Roberto Kreimerman, el subsecretario, Edgardo Ortuño, y el director nacional de Telecomunicaciones, Sergio de Cola, se presentaron ante el Secretariado Ejecutivo de la central obrera con la intención de desactivar un mar de dudas presentadas por algunos dirigentes sindicales frente al proceso de asignación de la tevé digital y algunos aspectos de la ley de servicios de comunicación audiovisual.

En principio el objetivo fue cumplido y el pit-cnt terminó apoyando todo el proceso, pero el incidente previo prendió la señal de alarma en el gobierno. El coordinador de la central, Marcelo Abdala, propuso el jueves 6 en declaraciones a am Libre dejar sin efecto el decreto de tevé digital e impulsar “un gran debate nacional”, calificando de “discriminación negativa” que se les pida “el oro y el moro” a quienes emprenden “algo nuevo, y no se les pide nada a cambio a los que ya están”. “Para nosotros es muy importante que se establezca una categorización entre los canales comerciales, canales del Estado, canales comunitarios, y que efectivamente se permita el acceso de la sociedad a la forma de los medios, con una fuente muy importante de soberanía y de desarrollo tecnológico que es el respeto a Antel”. Agregó que “si no se garantiza una discriminación positiva, al revés, digamos, no hacia los que históricamente han detentado el poder de estos medios, un poder que –en vez de ser permisarios que concursan permanentemente– lo han tenido desde siempre y sin ningún problema, en un sentido de fortalecer medios más democráticos, no hay una transformación sustantiva”.

El razonamiento de Abdala y el lugar que eligió para pronunciarse son dos cuestiones a considerar. El fundamento del dirigente es difícil de refutar: es cierto que la sucesión de decretos que se aprobaron entre diciembre y mayo discriminan positivamente a los canales 4, 10 y 12 para que accedan a un canal multiplex completo sin cumplir todas las condiciones que se les exigen a los proyectos nuevos. De hecho la Institución Nacional de Derechos Humanos ya le señaló al Ejecutivo la necesidad de corregir ese aspecto del decreto, en una recomendación emitida el 14 de mayo, en respuesta a una denuncia de la Coalición por una Comunicación Democrática. Si bien la institución señaló como un aspecto positivo que se levantara la suspensión del llamado a concurso, advirtió que “toda acción que implique discriminación positiva solamente es aplicable a las personas o sectores de la sociedad históricamente más vulnerables o desfavorecidos”.

Pero las declaraciones de Abdala aportaban un contexto extra, porque fueron hechas en un medio de comunicación que dirige Yocca, accionista mayoritario del grupo La República, crítico con la forma en que se ha llamado a concurso porque justamente entiende que el gobierno debería facilitar el acceso de nuevos actores a la tevé privada, y no facilitar la permanencia de los actuales. El grupo que dirige impugnó el decreto por este motivo, mientras anunciaba al semanario Voces que había desistido de su intención de presentarse al llamado.

Fuentes del Ejecutivo dijeron a Brecha que “no entienden quéfinalidad persigue Yocca con estas acciones”. Añadieron que el Secretariado del pit-cnt entendió la política de una apertura del mercado de la televisión digital que preserve a los actuales actores.

¿Lobo estáS? En tanto, los canales privados siguen haciendo presión y pasan el mensaje de que no se presentarán al llamado a interesados. Juegan a que sin ellos la transición a la tevé digital es casi una quimera, porque nadie va a ingresar a un mercado sin clientes y los usuarios no comprarán equipos digitales sin tenerlos a ellos en la pantalla. Los tres canales también impugnaron los decretos que habilitaron el llamado a interesados a prestar el servicio de tdt comercial en Montevideo e Interior.

Un miembro del Poder Ejecutivo adelantó que los recursos, tanto del grupo La República como de Yocca, serán rechazados en los próximos días y se seguirá adelante con el proceso. Indicaron además que el gobierno está dispuesto a aplicar el artículo 24 del pliego de condiciones, que establece la posibilidad de asignar las frecuencias reservadas para el 4, el 10 y el 12 a otros oferentes, en caso de que éstos no se presenten. Ayer Kreimerman, sin dar nombres, apuntó en la web de la Presidencia que “varias empresas adquirieron el pliego de licitación para el servicio de tevé digital”.

Allí se establece: “En caso de que las precitadas sociedades no se presenten al llamado o no cumplan con la totalidad de los requerimientos del pliego, quedará automáticamente sin efecto la reserva del correspondiente canal radioeléctrico y, consecuentemente, el mismo podrá ser asignado a otros interesados en las mismas condiciones técnico-regulatorias aplicables a los canales radioeléctricos 38 y 39.

El decreto de junio de 2012 previó la asignación de seis canales de televisión digital abierta en el sector comercial, lo que hace prever un escenario de mayor competencia. Hay que recordar que en el espacio del espectro en el que emite una sola señal de televisión analógica (seis megahercios), gracias a la tecnología de compresión digital es posible poner al aire entre un mínimo de dos señales en alta definición (hd) y un máximo de cuatro de calidad estándar (sd).

En lo que respecta a la situación de los canales 4, 10 y 12, el decreto de junio ya había establecido un estatuto especial con el objetivo de asegurarles la transición, aunque por primera vez se les fijaron condiciones para acceder a una nueva frecuencia digital. El artículo 6 de ese primer decreto estableció que cada canal actual puede optar por emitir en calidad digital con una señal espejo a la actual analógica, pero dentro de un canal compartido por los tres grupos privados.

Para acceder a un canal multiplex completo, de uso exclusivo (que permite trabajar con entre dos y cuatro señales de televisión abierta), los permisarios históricos tendrían que cumplir con las mismas condiciones que los restantes oferentes. Entre otras condiciones, el decreto fijó un plazo de 15 años para las nuevas licencias, prorrogables por diez años cada vez. Se estableció por primera vez la exigencia de presentar un detallado plan comunicacional y, algo fundamental, todo el proceso sería público y bajo la supervisión de la chai, un organismo independiente en el que participan las gremiales de empresarios, de trabajadores, el Estado y las universidades.

El artículo 10 de ese decreto de junio de 2012 es clave para entender el actual proceso. Allí se estableció que tres de los seis canales para el sector privado “podrán ser asignados a los actuales titulares de servicios de radiodifusión abierta de Montevideo, en atención a sus antecedentes como radiodifusores y con el objetivo de facilitar la continuidad del servicio en la transición digital”.

Notoriamente este primer decreto del Ejecutivo buscaba reconocer un derecho preferencial de los actuales operadores para acceder a frecuencias en el mundo digital, pero siempre que cumplieran con todos los trámites, obligaciones y contraprestaciones como los restantes oferentes.

Pero el 31 de diciembre de 2012 hubo otra vuelta de tuerca: el Ejecutivo aprobó un nuevo decreto que modificó el 153/2012 y estableció dos regímenes distintos: uno para los actuales operadores (a los que se les asignan casi automáticamente tres canales); y otro para el llamado a concurso para asignar otros tres canales a empresas que no tengan conexión con los actuales permisarios.

Expresa textualmente lo siguiente: “exclúyase a Montecarlo tv sa, Sociedad Anónima Emisora de Televisión y Anexos (saeta) y Sociedad Televisora Larrañaga sa del cumplimiento de los literales d) iii, iv y v y f) del artículo 8 del decreto 153/2012”. En otras palabras, no tendrán que “demostrar poseer capacidad económica”, “acreditar solvencia moral” y “efectuar depósito en garantía”. También se resuelve excluirlos de la evaluación de la chai y no deberán “exponer su propuesta ante una audiencia pública (…) para dar mayor transparencia al procedimiento de asignación”.

Sin embargo, a pesar de ganar todas estas concesiones, los canales mantienen su postura de no presentarse al llamado e impugnaron el último decreto que abrió la convocatoria, mantuvo estas condiciones y redujo de seis a cinco la cantidad de canales comerciales que saldrán a concurso.

Hasta la fecha la productora oz Medios y la cooperativa La Diaria compraron el pliego de condiciones, lo que marca la decisión de presentarse al concurso. De todos modos, el pliego es público y otras empresas o emprendimientos comerciales estarían evaluando adquirirlo en los días previos al vencimiento del plazo.

 

Brecha, 14 de junio de 2013 – Edison Lanza
Foto: Pedro Pandolfo

 

 

Comments are disabled

Comments are closed.