/ El País / Prohíben informar sobre menores delincuentes; limitan publicidad

Prohíben informar sobre menores delincuentes; limitan publicidad

El proyecto de ley de medios del Poder Ejecutivo impide informar sobre los menores que cometen delitos y limita la publicidad en programas infantiles. Establece que desde la hora 6 a las 22 la programación debe ser apta para todo público.

El texto con la firma del presidente José Mujica y los ministros fue presentado al Poder Legislativo y establece que, en materia de delitos, “en todos los casos los servicios de comunicación audiovisual se abstendrán de difundir nombre o seudónimo, imagen, domicilio, la identidad de sus padres o el centro educativo al que pertenece u otros datos que puedan dar lugar a su individualización”.

El proyecto señala que los menores “tienen derecho a que se respete su privacidad en cualquier circunstancia y muy especialmente en oportunidad que sus derechos o su integridad física y moral estén siendo o hayan sido vulnerados”. Agrega que “lo mismo aplica en el contexto de hechos delictivos, así como en circunstancias donde se discutan su tutela, guardia, patria potestad o filiación”. No deja fuera de esta definición a los informativos.

La iniciativa denominada ley de servicios de comunicación audiovisual establece el horario de protección al menor todos los días desde la hora 6 a las 22, lo que incluye a los canales abiertos y a las señales para abonados establecidas en Uruguay. En ese horario los programas deberán ser aptos para todo público y “deberán favorecer los objetivos educativos que dichos medios de comunicación permiten desarrollar”.

“Se podrán establecer dentro de este horario recomendaciones y guías para informar y orientar a la población sobre la programación en estos temas, en función de franjas de edad”, agrega el proyecto.

La programación durante el horario de protección al menor no deberá incluir “violencia excesiva”, “truculencia”, “pornografía”, “explotación sexual o delitos sexuales”, “exhibición de escenas con actos sexuales explícitos o de partes sexuales de manera obscena o degradante”, ni programas que “fomenten el esoterismo, los juegos de azar o las apuestas”.

También se prohibirá la exhibición de consumo explícito y abusivo de drogas legales e ilegales, la apología o incitación al consumo o al narcotráfico, la presentación como exitosas o positivas de personas o personajes adictos a drogas o que participen del narcotráfico.

A esto se suman “contenidos que exalten, promuevan o inciten a actos o conductas discriminatorias con base en edad, género, opción sexual, raza, etnia, religión, filiación político-partidaria o condición socio-económica”.

El proyecto añade que estas pautas “en ningún caso deben interpretarse como una imposibilidad de informar, analizar y discutir, en particular en programas educativos, informativos y periodísticos” sobre violencia, sexualidad, drogas y discriminación. Tampoco como “una limitación a las expresiones surgidas en sede de debate político o durante manifestaciones políticas”.

Credulidad. En cuanto a la publicidad dirigida a los menores, el proyecto señala que “no debe incitar directamente” a estos a la compra o arrendamiento de productos o servicios “aprovechando su inexperiencia o credulidad”.

Tampoco animar a los niños “a que persuadan a sus padres o terceros para que compren productos o servicios publicitados, ni prometerles premios o recompensas por ganar nuevos compradores”. La publicidad “no puede socavar la autoridad” de padres, profesores u otras personas “y su responsabilidad”.

“Las figuras, muñecas y similares que son elementos importantes en programas infantiles no pueden aparecer en la publicidad de productos de especial interés para niños”. Tampoco pueden hacer publicidad de productos para niños entidades nacionales relacionadas con los programas infantiles .

La publicidad “no deberá discriminar ni promover valores o roles estereotipados que fomenten la discriminación por género, raza, etnia, orientación sexual, discapacidad o de cualquier otro tipo”.

Agrega que la publicidad no podrá dar la impresión de que un producto concederá al niño “ventajas físicas, sociales o psicológicas sobre otros”. Tampoco podrá estar concebida “para proporcionar la impresión de que la imposibilidad de tener un producto los hará menos privilegiados o los expondrá al desprecio o ridículo”. Además prohíbe la emisión de publicidad no tradicional en los programas infantiles.

Tiempos. Radio y televisión abierta podrán emitir un máximo de 15 minutos de mensajes publicitarios por cada hora de transmisión. Estos tiempos no serán acumulables y no incluirá el anuncio promocional de los programas de la emisora ni los comunicados oficiales o campañas de bien público. Tampoco la publicidad emitida con el sistema de sobreimpresión sin sonido sobre imagen emitida (los que no deberán ocupar más de 1/16 de la pantalla ni exceder las ocho menciones de 10 segundos cada hora).

La publicidad deberá ser emitida con igual volumen de audio que el resto de la programación y cada tanda deberá iniciar y concluir con el signo identificatorio de la señal. La transmisión de películas cinematográficas y de documentales podrá ser interrumpida una vez cada 30 minutos. Además “quedan prohibidas la emisión de publicidad encubierta y de publicidad subliminal”.

ASPECTOS DE LA LEY DE MEDIOS

1.Monopolios no democráticos

“Los monopolios u oligopolios en la propiedad y control de los servicios de comunicación audiovisual conspiran contra la democracia al restringir la pluralidad y diversidad”, expresa el proyecto del gobierno. Y por ese motivo “es deber de Estado instrumentar medidas adecuadas para impedir o limitar” que se formen y “establecer mecanismos para su control”.

2.Los tres tipos de servicios

El proyecto señala que el Estado debe reconocer y promover “la existencia de servicios de comunicación audiovisual comerciales, públicos y comunitarios”.

3.Excluye de la ley a internet

La iniciativa aclara que el marco regulatorio propuesto no se aplicará a “los servicios de comunicación que utilicen como plataforma la red de protocolo internet”. La normativa tampoco abarca “la difusión de contenidos audiovisuales limitada al interior de un inmueble o un consorcio de propietarios, otros de circuito cerrado limitados a espacios o centros comerciales o sociales de una entidad o empresa”.

4.Promoción de la diversidad

El texto establece que los principios de la regulación son la “promoción de la pluralidad y diversidad”, la “no discriminación” y la “transparencia y publicidad en los procedimientos y condiciones de otorgamiento, transferencias y caducidad de las autorizaciones y licencias para prestar servicios de comunicación, que permita el efectivo contralor por parte de los ciudadanos”.

5.Derechos de los prestación

Entre los derechos de los prestadores, el proyecto de ley de medios cita la libertad de expresión e información, la prohibición de censura previa, la independencia de los medios de comunicación y la libertad editorial “de conformidad a las obligaciones que como servicio de interés público son inherentes a la comunicación audiovisual y a los fines y principios de esta ley”.

6.Prevén multas de 50 mil UR

En caso de incumplimientos, la ley prevé una gama de sanciones que van desde apercibimientos, multas y revocación de las licencias. Las multas tendrán como monto máximo las 50.000 Unidades Reajustables. También se fija una escala de sanciones (muy graves, que prescribirán a los 6 años), graves (que caducarán a los 3 años) y las leves que tendrán un año de vigencia. Asimismo, se crea un costo de la licencia anual para los servicios para abonados, que se calculará en base 2,10 Unidades Indexadas por abonado cada mes.

 

El País, 22 de mayo de 2013

 

 

Comments are disabled

Comments are closed.