/ todo / La ley de medios y los menores

La ley de medios y los menores

A poco de presentarse el denominado proyecto de ley de medios, algunos operadores políticos tuiteros salieron descamisados, a pegar el grito en defensa de la libertad de prensa o empresa, que para el fin que exigen viene a ser lo mismo. Pero no lo es. Porque el proyecto de ley reconoce el derecho a informar y a su vez reconoce ciertos derechos de los más chicos que algunos medios olvidan, sobre todo la televisión.

En el capítulo II DERECHOS DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES, del título IV DERECHOS DE LAS PERSONAS, se expresa que “el Estado tiene la obligación de proteger los derechos de todos los niños, niñas y adolescentes” de la “función que desempeñan los medios de comunicación, en especial los servicios de comunicación audiovisual”. (La edición de estos encomillados es mío).

Sugiere el estímulo de programas que promuevan el “bienestar social”; “impulsar su participación (la de los menores) en los medios de comunicación”; “planes de educación para los medios”; “fondos públicos para la producción de contenidos audiovisuales”. es decir, cambiar la figura del niño en la tele, como aquel bobeta que solo canta canciones, cuando en realidad es ciudadano que goza del pleno derecho de saber, conocer, aprender, a pesar de que la tele difícilmente pueda explicarlo, dado su naturaleza comunicacional. Pero crea realidad. O la menos la percepción de esa realidad.

En otro orden, destaca que debe respetarse la privacidad de éstos, “en cualquier circunstancia y muy especialmente en oportunidad en que sus derechos o su integridad física y moral estén siendo o hayan sido vulnerados. Lo mismo aplica en el contexto de hechos delictivos”, casos en los cuales “los servicios de comunicación audiovisual se abstendrán de difundir nombre o seudónimo, imagen, domicilio, la identidad de sus padres o el centro educativo al que pertenece u otros datos que puedan dar lugar a su individualización”.

Habrá que ver cómo se modifica el vínculo del medio audiovisual con las fuentes que proporcionan esos datos, Policía y jueces. Pero fundamentalmente lo que trata de evitar esta ley es el escarnio público, al que, por ejemplo, fueron sometidos un grupo de adolescentes que habían colgado un video a internet donde mataban a un perro.

Al linchamiento mediático le siguió la intentona del linchamiento en la calle. Un canal de televisión había dado la información necesaria para identificar a los menores.

Pero esta pauta no implica la imposibilidad de informar, al contrario, lo que prevé es que se informe en un marco de “programas educativos, informativos y periodísticos, sobre situaciones de violencia, sus causas o sus repercusiones en materia de seguridad ciudadana u otros abordajes sobre la realidad uruguaya”.   

Finalmente se prevé aumentar el horario de protección al menor – pasaría de 6:00 a 22:00 horas – y también cuidar la imagen de los niños y niñas en la participación de mensajes publicitarios: “los niños y niñas menores de edad solo pueden aparecer en anuncios de televisión donde la apariencia es un elemento natural del ambiente representado, o necesario con el fin de demostrar el uso de productos relacionados con ellos”.

 

http://revistalaventana.com, 22 de mayo de 20113 –avenidatoronto

 

 

Comments are disabled

Comments are closed.