/ Brecha / La campaña apremia

La campaña apremia

El Frente y la ley de medios.

Los aspectos conceptuales de fondo sobre la regulación de los medios de comunicación, recogidos en el último programa de gobierno, no encontrarán mayores resistencias en los sectores mayoritarios del Frente Amplio. Así y todo, cuando la ley de servicios de comunicación audiovisual (“de medios”) ingrese al Parlamento, cualquier debate sobre cuestiones puntuales estará apremiado por una campaña electoral que asoma y repercutirá en las discusiones sobre un tema de por sí sensible.

El mpp ya dio apoyo expreso a la ley, aunque según pudo saber Brecha en el último congreso hubo discusiones entre integrantes cercanos al presidente José Mujica (que no se ha mostrado siempre convencido de las ventajas del proceso) y otros que reclamaron un apuntalamiento más firme a la regulación. Algunos asistentes al congreso comentaron informalmente que el proyecto va a estar “muy rebajado”, en el sentido de que no afectará en grandes términos a los propietarios de los medios. Ven que la ley no ha sido una cuestión central para el gobierno, y están algo disgustados por la lentitud y el manejo de plazos tan cercanos a la campaña. De todos modos, en las últimas horas de ayer se produjo una inyección optimista en el estado de ánimo, en función de que el presidente firmó el decreto que habilita el llamado a operadores de televisión digital, un instrumento clave para empezar a desarmar la concentración en materia de propiedad de los medios (véase notas en páginas 2 y 3).
Socialistas, comunistas y la Vertiente Artiguista apoyarán el proyecto de ley de medios. Si bien el miércoles El Observador informó, citando altas fuentes del Frente Liber Seregni, que el bloque astorista se opone a que la propuesta interfiera sobre los contenidos emitidos por los medios y limite a los grandes conglomerados propietarios – siguiendo un “modelo a la argentina”–, el diputado Carlos Varela (Asamblea Uruguay) dijo a Brecha que los aspectos más discutibles ya fueron corregidos en un debate inicial. “La duda estuvo cuando se comenzó a hablar del tema referido a los contenidos y hubo alguna voluntad de ir por otro camino que entendíamos afectaba la libertad de expresión, y en eso no estábamos de acuerdo. Pero eso está absolutamente saldado.” El debate se fue decantando en normas que regulan el contenido destinado a niños y niñas, y la fijación de porcentajes mínimos de producción nacional en la programación de los canales. “Y en eso creo que no hay dudas y nadie va a pararse en la vereda de enfrente”, agregó.

Es vox pópuli entre legisladores de varios sectores que la ley va a ser extremadamente garantista en cuanto a la libertad de expresión, prohibiendo cualquier tipo de censura indirecta que afecte la independencia de los medios. Así y todo, el legislador del mpp Julio Battistoni admitió a Brecha que el tema contenidos será de los más delicados en debate. “Estoy de acuerdo en que haya más responsabilidad con los contenidos que se expongan, y que quienes abusen de determinados contenidos sean responsables de alguna patología generada en la sociedad”, dijo.

De todos modos, no se espera una ley “agresiva” con el oligopolio nacional de medios. Sobre la propiedad de los medios el proyecto mantendría las disposiciones vigentes que limitan que una persona física o jurídica posea más de tres frecuencias radiales o televisivas. Para Varela este es el momento adecuado para discutir la ley, aunque reconoció que hasta puede ser un poco tarde, porque a medida que se acercan las elecciones se acorta el tiempo para tomar medidas que desconcentren la propiedad de los medios. El gobierno del Frente Amplio habilitó la concesión de frecuencias de radio y televisión sólo hasta un año antes de las elecciones. Por eso es fundamental que la ley venga acompañada del postergado decreto que habilita el llamado a nuevos operadores de televisión digital, que multiplicaría las voces y los canales disponibles. “No se puede separar una cosa de la otra. Una cosa es el marco de debate con el decreto aprobado, que da ciertas garantías a todos con respecto a las reglas de juego y otra cosa es sin él, porque si no se hace ahora no se pueden conceder frecuencias hasta 2016, después de las elecciones. Aparte, si no se aprueba el nuevo decreto, se detiene la aplicación de la tecnología y perdemos un tiempo precioso”, señaló Varela. La misma preocupación es compartida por el socialista Daniel Martínez, quien “votará la ley con los dos pies y las dos manos”, y que afirmó en diálogo con Brecha que la aprobación del decreto genera una posibilidad más rápida para empezar a abrir la cancha.

Por eso es que ambas regulaciones (ley y decreto), apuntó Varela, deben ser aprobados en los próximos meses. En el mpp buscan sumar equipos de trabajo por fuera de las comisiones parlamentarias para dar celeridad a la aprobación de la ley, y procurar un mayor acuerdo político fuera del fa para “evitar el circo”, opinó Battistoni. Son conscientes de que si el proyecto de ley pasa para el año que viene, con una campaña electoral ya en marcha, éste no se aprueba.

 

Brecha, 10 de mayo de 2013 – Rodrigo Abelenda

Comments are disabled

Comments are closed.