/ El Observador / Astoristas no aceptarán que ley de medios sea “a lo Argentina”

Astoristas no aceptarán que ley de medios sea “a lo Argentina”

El Ejecutivo la manda el viernes y empezará la discusión interna en el Frente Amplio.

La Ley de Servicios Audiovisuales, que ingresará el viernes al Parlamento, va a molestar a la derecha, la izquierda, los canales de televisión, los otros medios de comunicación y las telefónicas, según creen en el gobierno algunos de los redactores de la norma.  “No va a dejar a nadie conforme”, confió a El Observador una fuente del Poder Ejecutivo.

El texto, que tiene unos 185 artículos, fue discutido durante casi dos años y finalmente llegará al Poder Legislativo en las próximas horas. Primero hubo una consulta popular. Luego la redactó el Ministerio de Industria. Y en los últimos días un equipo integrado por el prosecretario Diego Cánepa, el ministro Roberto Kreimerman y el subsecretario Edgardo Ortuño (Industria) terminaron de afinarla con las correcciones ordenadas por el presidente José Mujica.

Según supo El Observador, el último tramo de preparación de la iniciativa se hizo con mucho cuidado para evitar filtraciones. Por ejemplo, no hubo versión digital y todos los cambios se hicieron en papel.

Pero la iniciativa no estará exenta de polémica en la interna del Frente Amplio. En la coalición de izquierda surgen diferencias sobre el alcance del texto.

Aunque desde el ala mujiquista el MPP defiende que se limite a los grandes conglomerados y restrinja los contenidos, los astoristas pretenden una propuesta más moderada y rechazan acompañar una iniciativa con un alcance similar al que tuvo la normativa elaborada en Argentina con el mismo fin por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. “A nosotros no nos han informado nada sobre la ley pero ya lo hablamos informalmente. No queremos una ley a lo Argentina”, dijo a El Observador una alta fuente del Frente Líber Seregni (FLS).

Las fuentes dijeron que analizarán el proyecto de forma minuciosa. El FLS pretende que la normativa no sea tan restrictiva.

Uno de los puntos que más preocupa al sector que lidera el vicepresidente Danilo Astori es que la iniciativa no avance en la materia de regulación de contenidos. En una entrevista con El Observador en mayo de 2012, el vicepresidente ya había expresado ese temor.

“Creo que es un tema en el que hay que tener mucho cuidado (…)  me parece que hay que democratizar y enmendar procedimientos del pasado sobre el acceso a los medios, a la propiedad o explotación de los medios”, dijo. “Después hay todo otro capítulo, el de los contenidos, que me preocupa mucho. Me preocupa mucho que se intente regular”, dijo Astori.

El  MPP se expresó el fin de semana a favor de acelerar el trámite de la iniciativa. El sector anunció que trabajará “con convicción en impulsar la ley que asegura la democratización de los medios masivos de comunicación”, según una declaración emitida el domingo por el IX Congreso de la agrupación.

“Si ves todas las horas de televisión que miran los chiquilines no podes dejarlo libre a que el mercado lo regule. Hay determinadas cosas que no transmiten normas de convivencia y se ven más desde lo económico que de lo que puede dar a la sociedad”, dijo a El Observador el diputado Anibal Pereyra (MPP), quien señaló que la información no será restringida.

El texto
La iniciativa que ingresará sobre el fin de esta semana al Parlamento establece algunas regulaciones sobre los contenidos pero muy menores. Por ejemplo, definirá que un porcentaje determinado del total de minutos al aire de los canales de televisión deberá ser de producción nacional.

Por otra parte definirá explícitamente cuales son las imágenes violentas que no se podrán emitir en horario de protección al menor. Eso puede limitar las noticias policiales de los informativos, que por un decreto fueron incluidos dentro de ese horario.

En el debate del Poder Ejecutivo solo queda un aspecto a definir: qué hacen con las empresas telefónicas que quieren participar en el mercado audiovisual. Claro brindará servicio de televisión satelital en los próximos meses y el gobierno analiza si impedirlo al negarle la posibilidad a las telefónicas de obtener licencias televisivas.

Otros sectores
El Partido Socialista, sector al que pertenece el ministro Kreimerman, acompaña la aprobación de una Ley de Servicios Audiovisuales.

Los socialistas entienden que “la ley tiene que avanzar para salir”, según dijo a El Observador el secretario general del PS, Yerú Pardiñas. Señaló que “se debe profundizar el acceso a nuevas expresiones”.

En tanto, advirtió que “sin ingresar en la regulación de contenidos tiene que haber normas de exigencia mínima de cumplir con determinados parámetros de calidad” y emisión de contenidos culturales.

Por su parte, el Partido Comunista del Uruguay   entiende que deben “democratizarse” los medios. “Creemos que una democratización de los medios podría posibilitar que la opinión de todos los sectores esté reflejada ya que eso muchas veces no sucede”, dijo  el secretario político de la departamental comunista de Montevideo, Daniel Berruti.

Más allá de que el texto ya tuvo dos años de debate en el Ejecutivo, ahora la pugna por la ley de medios continuará en el Parlamento y a la interna del Frente Amplio.

Cómo es la ley de medios K

La ley de medios en Argentina tuvo el objetivo de limitar los monopolios en los medios audiovisuales. El artículo 161 de la normativa obliga a las empresas de radio y televisión a desprenderse de las licencias que superen la cantidad permitida por la nueva norma. El texto establece que una firma no puede tener más de diez licencias de radio y televisión, 14 menos que antes de aprobarse el documento. Además la misma compañía tampoco puede ser titular de un canal de TV de aire y de uno de cable en una misma localidad. También fueron creados cupos de producción local y hay un cupo de producción extranjera de hasta un 30 % del total.

 

El Observador, 08 de mayo de 2013

 

 

 

Comments are disabled

Comments are closed.