/ El Observador / APU confeccionó código de ética con escaso apoyo

APU confeccionó código de ética con escaso apoyo

La Asociación de la Prensa del Uruguay (APU) aprobó el viernes pasado un código de ética con 35 votos de sus 890 asociados. En la asamblea en la que se sancionó el texto, asistieron solo 36

El Código de Ética Periodística, que recibió el visto bueno de la Asamblea General Extraordinaria que convocó el Consejo Directivo Central de la APU, comprende 50 puntos en el que se recogen las “experiencias de cientos de personas que ejercen el periodismo en Uruguay” así como de “manuales de la región”. APU considera que se llegó a este código porque en el país no “abundan los mecanismos de autorregulación de la profesión y los medios de comunicación”.

En sus primeros puntos, el código de ética subraya la necesidad de la libertad de expresión y a la información, en el que son claves “la cláusula de conciencia ye l secreto profesional de las fuentes”. “La cláusula de conciencia no debe ser usada como excusa para evitar la cobertura de hechos noticiosos o la difusión de opiniones de terceros que sean de interés público y con las que el periodista pueda disentir”, asevera el texto.

El código pide un buen uso del idioma español, coberturas periodísticas donde se fundamenten los hechos, no difundir material engañoso, diferenciar información “verificada” de la opinión, utilizar métodos “honestos” para llegar a la información, no plagiar, citar a otro medio que se adelantó con la noticia, ser cuidados con la privacidad de las personas, cuidar el uso de las imágenes violentas, o tener cuidado en “difundir información que pueda perjudicar la integridad de las víctimas de hechos violentos”.

Respecto a los conflictos de interés, el código llama a evitar otras tareas remuneradas “vinculadas a la comunicación, en dependencias de cualquier organismo público, empresa privada, grupo político u organización no gubernamental”. El texto reclama a los periodistas nunca pagar por obtener información o aceptar ninguna transacción monetaria con una fuente. Para coberturas en el exterior, bueno será, afirma el código, que el viaje lo pague el medio o, de lo contrario, que explique al público quién aborda los gastos.

En cuestiones de género, no se deberá utilizar lenguaje “sexista” sino “neutro” y se evitará “mencionar cuestiones de religión, etnia, nacionalidad, orientación sexual, edad, discapacidades físicas de las personas, salvo en aquellos casos en que resulte indispensable para comprender la información”.

Respecto a la niñez y adolescencia, el periodista tendrá que conocer los convenios nacionales e internacionales que promueven los derechos de niños, niñas y adolescentes. Se “evitará” comentarios que puedan representar un juicio para esas franjas etáreas.

Vea el código completo.

 

El Observador, 14 de abril de 2013

 

Comments are disabled

Comments are closed.